arte, carrusel, entrevistas, escena, teatro — 18 abril, 2020 at 1:25

Soy artista y mi profesión es una necesidad para la sociedad, porque es terapéutica

by

Soy artista y siendo mi profesión una de las más antiguas del mundo, es una necesidad para la sociedad, porque es terapéutica, crea reflexión y sobretodo libera: tanto al artista como al espectador. Afirma la actriz, creadora, pedagoga, Luz Domínguez. Como una manera de hacer valer lo imprescindibles que son las artes escénicas en esta sociedad, la cual debería reevaluarlas desde un enfoque más cualitativo que cuantitativo. Todo ello en medio de la irrupción del virus COVID-19 en España.

El pasado 16 de abril el ministro de Cultura y Deporte, José Manuel Rodríguez Uribes, se reunió con los consejeros de cultura de las Comunidades Autónomas, y representantes de la FEMP (Federación Española de Municipios y Provincias), para empezar a coordinarse en busca de un «gran pacto de Estado» entorno a la cultura; mostrando así voluntad de gestionar los recursos disponibles para que un sector que entre todos calificaron como un «bien de primera necesidad», se le apacigüen los graves efectos que están sufriendo todos los profesionales involucrados (intérpretes, técnicos de luces y sonidos, gestores de salas y trabajadores de las mismas, entre otros), como también, un plan que haga protagonista a la cultura de las reactivación económica de este país, tras la superación de esta fase de altas restricciones en la que todavía estamos inmersos. Por tanto, el citado ministro ha recabado propuestas e ideas que seguirán estudiando, en la siguientes reuniones, que se comprometieron a tener periódicamente.

No obstante, a lo largo de esta misma semana los principales responsables de las consejerías de algunas Comunidades Autónomas, han presentado una serie de medidas y propuestas, con la que  prepararse y actuar, ante esta grave crisis que está enfrentando el sector cultural de este país. Empezando con lo que publicó el periódico «el diario.es», el pasado 13 de abril al respecto del Plan CREA (Crea, Renueva, Expande y Atrae), impulsado por la Consejería de Educación y Cultura de la Región de Murcia, el cual contará con un presupuesto inicial de tres millones de euros con el fin de amortiguar los efectos económicos de lo que estamos viviendo: un millón de euros procede directamente del ICA (Instituto de las Industrias Culturales y las Artes), mientras que los otros dos millones, los aportará la Consejería de Presidencia y Hacienda, a través de las líneas de financiación del Instituto de Crédito y Finanzas de la Región de Murcia.

De esta manera la consejera de Educación y Cultura de dicha región, Esperanza Moreno, inicia un proyecto que procura estar en coordinación con los propios profesionales de la cultura con el fin de una consolidación a futuro de este sector. Por ejemplo se ha destinado unos 150 000 euros para la Plataforma Crea, que contará con las obras originales en formato audiovisual que hayan pasado la convocatoria pública que fue abierta el pasado 14 de abril, para luego emitir dichas obras, de forma gratuita hasta el fin del confinamiento. Este llamado está destinado a creadores de las artes escénicas y la música, a cambio recibirán una dotación económica de entre 1000 y 5000 euros.

En esta misma línea, el pasado 16 de abril el área de Cultura del Gobierno de las Islas Canarias, presentó unas convocatorias dirigidas a los creadores culturales (que está dotada de un millón de euros), los cuales se podrán inscribir hasta la primera semana de mayo. Los proyectos que resulten seleccionados recibirán un importe que oscila entre 1.500 y 5.000 euros, dependiendo si es empresa, profesional, asociación o particular del sector cultural demandante de empleo, y se registrarán en una base de datos para incorporarlos a una Bolsa de proyectos culturales, que servirá de repositorio para su difusión.

Por su parte el pasado 15 de abril el periódico «el diario.es», publicó lo comunicado por a través de una rueda de prensa, del consejero de Cultura y Política Lingüística del Gobierno del País Vasco, Bingen Zupiria; quien explicó un programa de ayudas destinado a los profesionales de la cultura con residencia personal y fiscal en el País Vasco, también han de ser mayores de edad, con actividad profesional de artistas en su declaración del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas, y además, que sean trabajadores que se hayan visto afectados por las cancelaciones derivadas por el actual Estado de Alarma sanitario. Ahora bien, se destinará 2,5 millones de euros y cada trabajador que cumpla con las condiciones del programa, recibirá el 70% de la media mensual de ingresos netos declarados en el IRPF del año anterior en la correspondiente actividad cultural o creativa. Eso sí, el máximo de dinero que podrá recibir cada creador será de 1 200 euros al mes.

Declaró al respecto el consejero Bingen Zupiria, que esto responde «de forma casi directa a una propuesta que nos planteó la plataforma Reset Artes en Vivo aproximadamente hace tres semanas, en cuanto comenzamos a tener reuniones sectoriales con todas las asociaciones de todos los ámbitos culturales de Euskadi». Este programa se gestionará a través de Lanbide, donde se publicarán los procedimientos de solicitud, para que antes de que finalice este mes de abril se ponga en marcha.

En contraste aún siguen esperando alguna respuesta desde el pasado 8 de abril, las más de treinta asociaciones andaluzas involucradas en el comunicado oficial publicado por la GECA (Gestores Culturales de Andalucía), en el cual se demandan que «la Cultura será una de las más útiles herramientas contra las secuelas psicológicas del COVID-19 y en favor de la re-socialización, el fomento de la autoestima de la ciudadanía y la cohesión social. Por ello, volver a la Cultura debe ser uno de los primeros propósitos de nuestra sociedad y de las políticas
públicas». He allí que ofrecen una serie de medidas, destinadas en especial a la Consejería de Cultura y Patrimonio Histórico de Andalucía.

Las mismas pasan por solicitar el mantenimiento de los presupuestos de 2020 reservados a cultura, como el pago de las facturas y ayudas pendientes por parte de todas las Instituciones Públicas de Andalucía. Lo cual se vería complementado con emprender un plan extraordinario, de actividades culturales en todos los municipios andaluces, en paralelo a los ya previstos en cada uno de esos municipios.

La creación de un línea de ayudas específicas para las pymes y autónomos del sector cultural, así como reducción de la burocracia al máximo posible en todas las gestiones de programas, ayudas, convocatorias, facturación, etc. Sin olvidar, la creación de la Mesa de Rescate Cultural 2020 para la definición de un plan estratégico de urgencia, con la participación de agentes públicos, asociaciones profesionales y empresariales, instituciones y colectivos.

Por lo pronto les doy paso a los dos testimonios de los profesionales, correspondientes a este quinto artículo:

 

 

Luz Domínguez

Soy creadora, actriz, cuentacuentos, presentadora, animadora, maquilladora, docente, y me encanta cantar y bailar.

Soy fundadora e integrante de la compañía «Teatro del delirio», de donde han nacido múltiples obras de teatro enfocadas a la igualdad de género y violencias machistas; las obras más significativas de nuestra trayectoria, por su impacto social, son: La Rebelión de las Muñecas y Mi vecindario. Una mujer, nueve cabezas. Nuestras obras son divertidas, delirantes y profundas, entre otras cosas, porque por ahora no podemos o no sabemos, crear desde otro lugar.

 

¿Qué repercusiones a nivel económico y de tu desarrollo profesional, te está suponiendo estar en medio de esta crisis sanitaria?

Hoy en día, a nivel muy personal, podré vivir tranquila durante dos meses, más o menos, ya que he cobrado algunas actuaciones que hice entre enero, febrero y principio de marzo: y mis gastos son muy pequeños.

Pero el panorama se presenta crudo, muy crudo. Sobre todo cuando ya no entre dinero en mi cuenta bancaria y tampoco tenga fechas de bolos dentro de mi agenda: y esto es mi presente inmediato. Ya que las actuaciones que tenía planteadas para marzo y abril están anuladas, y las siguientes están dentro de una dudosa nube.

A finales de marzo tenía el estreno de una obra, justo el día mundial del teatro ¿Qué simbólico, no? También estaba pendiente de estrenar cuentos en catalán para peques (algo totalmente nuevo para mí, ya que soy andaluza); incluso mis clases de teatro están anuladas también.

Y hacer teatro con otros artistas está prohibido, a no ser que vivas con dichos artistas. ¿Podríamos hacer la prueba, de cómo sería representar El sueño de una noche de verano con cada uno de los actores y actrices en sus casas, online? ¿Te imaginas? Dicen que todo está inventado, pero esto por ahora creo que nadie lo ha hecho.

 

¿Eres capaz de hacer a día de hoy, un pronóstico de las consecuencias que tendrá dicha crisis en tu trabajo, y en el del sector en el que te desenvuelves?

Yo trabajo para público infantil, adolescente y adulto. Esto significa que de entrada, tanto el infantil como el adolescente están borrados de nuestras agendas, posiblemente hasta el curso que viene. Por otro lado, el público adulto está sobre una cuerda de equilibrio, porque no sabemos cuándo podremos volver a los escenarios y tampoco qué repercusiones económicas tendrá el público que nos da de comer: siempre hubo clases en cada uno de los gremios, y el nuestro no queda exento.

La gran mayoría trabajamos mucho, cobramos poco y se nos exige demasiado. De hecho, sabemos desde una incertidumbre y espontaneidad absoluta, cuando trabajaremos, pero no cuando cobraremos, con lo cual, llegar a final de mes es toda una aventura. Yo personalmente, me acostumbré a vivir así, porque somos bichos de costumbres, pero he de admitir que no siempre es fácil sostener esta situación. No podría dar un pronóstico claro, entre otras cosas, porque me aterra el sólo pensar que el sector teatral muera.

Lo que sí puedo decir, es que para el gobierno el artista no existe legalmente: nos toma como trabajadores temporales y ningún trabajador temporal tiene derecho a paro ni a ninguna prestación social. Así, que sólo podrán vivir tranquilos, un porcentaje ínfimo de nuestro sector: aquel que siempre ha tenido el apoyo del gobierno gracias a las ayudas y subvenciones, es decir, las grandes empresas. Lo que si tengo muy presente es que soy artista y siendo mi profesión una de las más antiguas del mundo, es una necesidad para la sociedad, porque es terapéutico, crea reflexión, y sobretodo libera: tanto al artista como al espectador.

Creo que es el momento para que el sector de las artes escénicas se haga tribu, y juntos y juntas crear apoyo mutuo, y una nueva forma de vivir. Muchas de mis amistades me dicen que soy demasiado positiva, y es verdad, lo mismo me doy con un canto en los dientes y acabo trabajando en un sector para el que no he nacido. Pero mientras pueda soñar y trabajar por un mundo mejor, nunca lo dejaré de hacer.

 

En la línea de lo anterior ¿Cómo estás desarrollando tu actividad profesional, en estos días de estado de alarma sanitaria?

Dentro de mi confinamiento estoy haciendo actuaciones on-line, totalmente gratuitas, porque creo que por ahora, lo único que puedo hacer es intentar mandar un poco de ilusión, humor y olvido a las casas. Por otro lado poder actuar, acción básica para mi salud mental, emocional y física. En estos momentos podría crear nuevos proyectos para un futuro incierto, pero por ahora, sólo puedo crear hacia dentro de mí misma, reinventarme, sostenerme y liberarme de mis miedos. Estos miedos que son los mismos que los del resto de la sociedad.

Por ahora invierto trabajo en casa. Haciendo castings on-line, leyendo, haciendo deporte, cantando, haciendo tareas enquistadas…respirando…

 

¿Hay algo que te gustaría añadir?

Esta crisis sanitaria es una crisis mundial: la gran mayoría de los gremios se ven afectados y muy pocos están intactos. Es una crisis que está agravando la diferencia de clases, es una crisis donde no se está contemplando la violencia de género, la salud infantil, las economías sumergidas, las depresiones, las otras enfermedades…, la locura que supone vivir en un piso pequeño sin luz solar…, el que las noticias hablen sólo en torno al COVID-19, y que se oculten todos las consecuencias de este problema… que no se cuente qué está pasando en África, qué pasa con los refugiados…¿Y en otros países? En fin…, puedo sacar algo positivo de todo lo que he escrito y de todo lo que tú piensas que no he escrito…

Se me saltan las lágrimas cuando salgo a comprar al supermercado y veo la psicosis, el miedo, el distanciamiento, el individualismo. Pero también, se me saltan las lágrimas cuando veo cisnes en Venecia, cervatillos jugando con las olas de las playas de Doñana, se me saltan las lágrimas de alegría cuando el sonido que predomina en mis mañanas y tardes, son los pájaros y no los coches, se me saltan las lágrimas cuando veo que si realmente utilizamos este parón para escuchar lo que nos dice la naturaleza, quizás el futuro de nuestro mundo cambie. Porque el ritmo que llevábamos era insostenible, igual que es insostenible el sistema político-económico que nos gobierna.

 

Miguel Ángel Muñoz Rodríguez

Ilusionista de profesión. Soy propietario de una de las tiendas de magia más antiguas de la península, Magia Cadabra; y presentador del programa de magia más canalla y desenfadado de la Radio: MagicNroll.

 

¿Qué repercusiones a nivel económico y de tu desarrollo profesional, te está suponiendo estar en medio de esta crisis sanitaria?

Es muy duro tener que afrontar diversos pagos que son de carácter obligatorio para impulsar tu negocio. Al estar totalmente parada la actividad es una verdadera quimera el día a día, puesto que  la mayor parte del ingreso que generamos los artistas son de nuestras actuaciones y eventos. Además, hay que contar también con los gastos del día a día para poder vivir.

Es una situación difícil que nos ha tocado vivir pero que estoy seguro saldremos adelante. En parte, hay que mirar el lado “bueno” de toda esta circunstancia que hoy vivimos: es tiempo de pensar, reinventarse y dedicarle tiempo a todo aquello que nos apasiona.

 

¿Eres capaz de hacer a día de hoy, un pronóstico de las consecuencias que tendrá dicha crisis en tu trabajo, y en el del sector en el que te desenvuelves?

En mi caso además del espectáculo, regento una tienda de artículos de ilusionismo, dónde además de distribuir artículos de magia para muchos sectores como por ejemplo el teatro, la danza, y por supuesto a los ilusionistas; también es un punto de venta a nivel turístico: al encontrarse la tienda en las mismas entrañas de la ciudad (Sevilla), y ser un punto de mucho paso de turistas que se va a ver afectado con todo este parón mundial.

De cara al espectáculo está claro que tardaremos en volver a verlo todo con normalidad. Posiblemente haya medidas restrictivas y de mucho control, ante eventos dónde se pueda congregar un volumen importante de personas.

 

En la línea de lo anterior ¿Cómo estás desarrollando tu actividad profesional, en estos días de estado de alarma sanitaria?

Como especificaba en el primer punto, aprovecho este tiempo para meditar, leer, estudiar y no parar de inventar. Es tiempo de pensar, de dedicarle tiempo a los nuestros, a nosotros mismos…

No hay mal que por bien no venga, habrá que tomarse esto con mucha filosofía, y pensar que volverá todo a ser como siempre: todo quedará en una terrible pesadilla.

 

¿Hay algo que te gustaría añadir?

Dar mucho ánimo a todas las personas que se dediquen en cuerpo y alma a lo que les gusta, y que se encuentren afectadas por esta pandemia que vivimos en todo el mundo. Tenemos que aprovechar cada minuto de nuestras vidas, haciendo lo que realmente nos hace felices.

 

Si no trabajas no cobras ¿Cómo pagaré el alquiler?

Comparte este contenido

One Comment

  1. Pingback: Vamos a tener que reconstruir lo que se ha demolido de forma tan abrupta

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *