carrusel, música — 6 agosto, 2014 at 10:00

Róisín Murphy – Mi senti

por

Por Marcos Rodríguez Velo

Podemos definir este EP con una sola palabra: valentía. ¿Una irlandesa de County Wicklow que se atreve con clásicos del repertorio italiano? Róisín Murphy lo ha hecho.

Dicen que hay una correlación entre los irlandeses y los italianos por causa de la religión católica, los valores de la familia y los políticos corruptos (…)” dice ella con franqueza, y continúa “a pesar de ser un pueblo del norte, los irlandeses son considerados como gente de sangre caliente, y el ardiente temperamento que he heredado de mi padre me ha creado problemas algunas veces, pero si, por ejemplo, toco en Nápoles, siento que la gente lo entiende y quizás me aprecian por ello también”. Por lo demás, interpretar dos canciones hechas famosas por la fogosa diva Mina, dice mucho sobre el carácter de la artista.

Creado junto a su compañero Sebastiano Properzi (mitad del dúo Luca C & Brigante), Mi senti está respaldado por un increíble trabajo. Aterciopelados toques italo-disco y un refinadísimo synthpop se adaptan como un guante a la atmósfera nostálgica de las canciones elegidas, mientras una sana dosis de minimalismo electrónico nos trae de vuelta al 2014. Sirva de ejemplo lo que le ha pasado a la gata de Gino Paoli, a veces parece tan borracha que le cuesta incluso subir a su ático.

El problema, que no pasa de venial, es la elección del idioma. Róisín confiesa no hablar una palabra de italiano, y si para el resto del mundo su acento puede resultar convincente (se nota que ha trabajado con ganas), para alguien que entienda el italiano algunos momentos pueden distraer de la escucha. En un intento de domar el idioma, Pensiero estupendo es entonada casi como una caricatura de Patty Pravo, Ancora tu de Battisti se pierde a veces en acentos colocados en la sílaba equivocada, pero Róisín pone toda su alma y no hay que olvidar que se trata de versiones originales que tratan de transmitir un pathos minimalista. El mejor momento es la inédita In sintesi, que de hecho tiene la letra más simple del conjunto (sin que llegue a resultar banal) y está apoyada por un irresistible ritmo disco y unos lucidísimos toques sintéticos.

Es cierto que el pasado pesa – desde la gloriosa carrera con Moloko a los dos superlativos discos solitas Ruby Blue y Overpowered -, pero después de tanto tiempo de inacción (no teníamos una publicación a nombre suyo desde 2007) no nos podemos quejar. Róisín Murphy sigue siendo una de las pocas estrellas pop capaces de poner de acuerdo tanto al público indie como al mainstream, al público gay, a los irreductibles synthpoppers y a los hipsters. Mi senti nos la devuelve viva, vocalmente en gran forma y siempre atentísima a los cambios en su sonido – lo cual no es poco para alguien que lleva 20 años de carrera en la música electrónica. Ahora esperamos con más ganas si cabe un nuevo disco (en inglés).

música cine libros series discos entrevistas | Achtung! Revista | reportajes cultura viajes tendencias arte opinión

Deja tu comentario

Comments are closed.