arte, carrusel, escena, teatro — 19 marzo, 2021 at 8:27

Ofelia Vegetariana de Carlota Berzal, humaniza al personaje de Ofelia de Hamlet tras su trágica muerte

by

Carlota Berzal elige el Teatro la Fundición de Sevilla para estrenar en España Ofelia Vegetariana, obra que forma parte de la programación del ciclo Teatro Y Mujer, que se ha estado desarrollando estos días, vinculado a los actos organizados por el Día Internacional de la Mujer.

Me encuentro en la tesitura de que el contenido de Ofelia Vegetariana es de lo más interesante, de hecho en ningún momento aparté la vista a lo que sucedía en escena o me sacó risas de vez en cuando; incluso hubo imágenes de enorme belleza, que demostraban la gran sensibilidad y sentido de la estética que tiene Carlota Berzal ¿Entonces por qué salí con una sensación  contradictoria del teatro? Quizás porque no todo nos tiene que entusiasmar, para ser de nuestro interés; es más, conviene de vez en cuando pasar por esta sensación, para darnos la oportunidad de reevaluar cuál es nuestro criterio a la hora de ver una obra. A donde quiero llegar, es que he salido del teatro recordando el valor que tiene la pluralidad en las manifestaciones artísticas contemporáneas, donde hay un sinfín registros y posibilidades, que estando justificadas; no sólo son válidas, sino que nos abren caminos que en ocasiones uno no hubiese contemplado en la vida.

Foto: Florentino Yamuza para CIRAE
Foto: Florentino Yamuza para CIRAE

 

Con esta pieza Carlota Berzal ha conseguido que me interese aún más su trabajo, porque considero que de ella tengo aún mucho más que aprender. Para empezar, aborda al personaje de Ofelia de la obra Hamlet de William Shakespeare, de una forma que me resultó inesperada, dado que no apostó por un formato  que funciona, como es el de un monólogo; sino más bien, representó a Ofelia desde imágenes y situaciones cargadas de gran valor simbólico (que a veces se me escapaba, pero ello no quita que estuviese bien encajado en la dramaturgia de la pieza). No es que ella haya obviado el uso de un texto, sino que en realidad éste, fue usado como un recurso que acompañaba a las reacciones que le surgían a Ofelia en el desarrollo de la obra.

Ofelia Vegetariana es una pieza donde su personaje es llevado de un lado a otro, dado que ella aún está digiriendo todo lo que le pasó con su padre, su hermano, con Hamlet, etc…, en fin lo que sucedió en esta obra Shakespeare. Ella ya ha muerto, y Carlota Berzal apenas iniciada la obra, hace alusión de forma vertical al famoso cuadro titulado Ofelia, del pintor prerrafaelista Jhon Everett Millais; lo cual ya avisa lo mucho que se documentó esta intérprete,  y de dónde se inspiró para vestuario (de esta manera ella se muestra como heredera de todas las manifestaciones artísticas e indagaciones, sobre este personaje de Hamlet), entre otras tantas cosas, que nos ponían en contexto al respecto sobre qué vamos a ver en esta obra. Pues, Ofelia está en una especie de limbo desorientada, y aún sufriendo secuelas psicológicas del fatídico destino que le llevó a la muerte. Ella pasa por balbuceos incoherentes, danzas que expresan alegría y júbilo…, el caso es que Ofelia está en un estado introspectivo que no le permite concentrarse, dado que está borracha de sí misma.

Foto: Florentino Yamuza para CIRAE
Foto: Florentino Yamuza para CIRAE

 

Quizás Ofelia está en un estadio en el que ella no tiene acceso a recobrar el juicio a corto y medio palazo. No obstante, pasa por un tránsito que bordea lo iniciático, siendo que en ella se está cultivando un nuevo renacer, una nueva forma de ser Ofelia. Es como si ella estuviese a lo largo de la obra, quitándose capas de la piel que la recubre, piel que está manchada de las consecuencias de las humillaciones que ha pasado, de los tratos condescendientes que ha padecido…,  ella no sabe cómo alcanzar dignificar a su persona, pero después de lo que ha pasado durante la historia de Hamlet, lleva claro que no merece ser tratada de esa forma porque reconoce que le han hecho daño, y ella se ha hecho daño siguiéndole el juego a esas personas que le han rodeado.

De cualquier modo Ofelia aún está viva, es un ser que a pesar de su locura, puede por fin afirmarse como sujeto, no objeto de planes que no hacían más que comerciar con su destino. Con el tiempo Ofelia puede termine desfigurada o convertida en una bestia, pero nadie más le dirá qué hacer, porque en ese limbo en el que está emplazada esta pieza, ya no hay nadie más que ella: ella se puede hacer a sí misma. Ofelia es una mujer hermosa, de gran inteligencia, y otros tantas virtudes; tal vez ver cómo terminó  puede ser visto con lástima, pero percibirla con lástima es síntoma de quererla ver cumpliendo lo que le han querido asignar desde pequeña. Sea como sea que se comporte en Ofelia Vegetariana, y haya sido tratada en Hamlet, el caso es que Carlota Berzal de algún modo u otro, nos conduce a ver a este personaje como un ser humano tan digno como cualquiera, por más que su apariencia no sea íntegra.

Foto: Florentino Yamuza para CIRAE
Foto: Florentino Yamuza para CIRAE

 

En lo que respecta al montaje de esta obra cabe decir: que es un trabajo que irradia intimidad y recogimiento, aunque haya momentos de lo más estridentes; pero era necesario para expresar los vaivenes que transita Ofelia en su cabeza y sus emociones. Para ello Carlota Berzal, se vale de juegos de luces y canciones bien escogidas, para transportarnos de un lado a otro, incluso de manera brusca ¿Pero acaso los pensamientos que a uno se le pasan por la cabeza vienen de forma organizada y fluida? Y qué decir de su vestuario, con que el que va componiendo una suerte de escenografía de pequeño formato, que contribuía a subrayar el cómo respondía el rostro y el resto del cuerpo del personaje de Ofelia, al tener una experiencia como esta consigo misma.

Con esta pieza Carlota Berzal ha demostrado que es una intérprete multifacética y de mucha creatividad, que aún lleva dentro de sí un potencial extraordinario para seguir creciendo. Y eso es muy bonito, porque no les estoy hablando de una joven promesa, sino de una creadora que aunque todavía le quedan muchos años por delante, conserva una frescura que es invaluable. Habrá que seguir atentos a sus próximos trabajos.

Comparte este contenido

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *