carrusel, festivales de música, música — 28 agosto, 2013 at 10:00

Nocturama, de Marina Gallardo a Juan Perro

por

Por Antonio Jesús Reyes | Fotos Juan Antonio Gámez

Juan Perro en el escenario de Nocturama

La organización de La Suite se sale, de modo que la ciudad de Sevilla está haciendo su agosto musical enriqueciéndose de nuevas y no tan nuevas estrellas, todas distintas. De este modo, entre consagrados y casi consagrados y nuevos valores cada noche es distinta. Incluso al que no le interese la música nada, tiene allí un sitio de sosiego junto a sus amistades melómanas sin agobios ni empujones. No obstante, era difícil obviar el panorama musical de la semana que se nos presentaba:

El día catorce, nos visitaron dos damas. Primero Marina Gallardo, desde las bendecidas tierras de Cádiz, El Puerto de Santa María, para más señas. Una enciclopedia musical en sí misma, que lo mismo te nombra John Lennon que a John Fahey. la portuense nos trajo a la ciudad del Guadalquivir su último trabajo que lleva por (en apariencia) atrevido nombre “This Is Sound”. Hermossissima, con un vestido rojo, rojisssssimo y una flor en el pelo, que ya es icónico en su imagen, se subió con su guitarra al escenario. Es difícil catalogar su música. Su sonido es de una hermosa decadencia, tal y como nos contó un amigo que no se quiso perder la actuación:

-Yo la vi el año pasado en el festival Territorios. Hacía mucho viento, que movía ese pelazo negro que tiene y las palmeras de allí – señala a unos pocos metros, más allá de un muro – y la sensación que me dejó fue algo extraña. Piensa que yo fui al festival a ver a Iggy Pop. Sin embargo, semanas después tenía como un vacío de echar de menos alguna música. Le di vueltas al coco, y era Marina Gallardo-.

Combustión lenta, le podemos llamar a esto. Además, la música de Marina es áspera pero no su voz, o quizá al revés, y esta mezcla y confusión de dulzura y una incierta amargura juntas provocan una especie de dilema interno. ¿Es aquí donde reside la magia de la portuense? “Climbing The Walls”, el arranque tranquilo del recital, podría darnos la razón a esto que afirmamos, pero no tanto como el siguiente, “The War Inside”, que convencería a cualquiera. Al teclado (adornado con un mantón blanco) o a la guitarra, las canciones que interpretó Marina fueron magnéticas, de esas que dejan un poso. Los sonidos árabes que a veces salen de su voz, como en “Going To Die” y la música, no te dejan saber hacia dónde se encamina la canción. Otro gran momento fue “Tears”, un temazo con más letras (siempre en correctísimo inglés) evocadoras de quién sabe qué o quién. Cerró con “Cold Eye”, dejándonos con el verso que dice “Algunos días pertenecen al amor”, para taparla luego con un manto de distorsión… This Is The Sound (2012), tercero ya, puede ser su mejor álbum.

En las sombras y a la izquierda del escenario, ambos de pie, un hombre daba un masaje de hombros a una chica, que bajo su aparente fragilidad, llenó de trallazos de guitarra los oídos del público: Ainara Legardón. Por su apariencia, nadie diría que lleva dos décadas en la música, por su música estaba claro. Da la impresión que lleva el mismo tiempo con su banda (el enorme Rubén Martinez al bajo y a la implacable batería, Héctor Bardisa) con la que tuvo momentos de sincronía bien grandes. Su último álbum, al que se dedicó prácticamente a presentar, se llama Once We Wished (2011), y de él, sacó Make It Mine Forever” para comenzar, la primera con energía latente hasta que estalla con ritmo pausado y un sollozo para dar paso a  “You Gave Me”, más rápido, más directo, contundente. La incansable bilbaína, que ha tocado por todo el mundo (hasta en el desaparecido CBGB que pronto volverá en forma de película) y se ha rodeado de músicos famosos o de prestigio, hace un hueco para sí misma y para Nocturama de entre sus proyectos como La Criatura, Archipiel,  el colectivo maDam, y la orquesta de improvisación FOCO, amén de la composición para multitud de bandas sonoras. “Hugs That Won’t Last” podría haber sido el título de su último álbum, ya que resume la fuerza y la fragilidad de la música de Ainara, que ya estuvo por el Ciclo Nocturama hace ocho años. La potencia y limpieza sonora en su repertorio en el que sus temas, que apenas si rozan los tres minutos, parecía acabar con “Thirsty”. El bis, “Forget Just Anything” era de 2003 y a fin de cuentas describe el estado en el que quedó el monasterio de La Cartuja:

Mis canciones están en tus oídos

Lo más seguras posible.

Se pudo rematar la noche con el honor de saludar a las dos damas y comprando sus últimos álbumes, con Marina nombrando mil artistas como inspiración, y Ainara diciendo que simplemente “la vida”. Revelador. A la noche siguiente, día quince, y a diferencia de ésta, el jardín se llenó completamente, pero al fin y al cabo, como dice Steve Coogan, interpretando a Tony Wilson en 24 Hour Party People: “En la última cena había doce personas. Arquímedes estaba solo en su bañera”. Y es que la música no sabe de cifras de ventas ni de público.

Actuación de Marina Gallardo en Nocturama

Claro, que esta noche de la que hablamos traía veteranía por los cuatro costados (aunque no sea siempre esto un seguro de calidad) e invitados que no aparecían en el cartel, pero se intuían y rumoreaban. Juan Perro, el artista antes llamado Santiago Auserón, que junto a su hermano Luis, fueron los artífices del mucho por ciento de Radio Futura. La banda fue un arma de doble filo, reflejada en las edades de los asistentes. Por un lado, teníamos a los que veíamos La Bola de Cristal, programa mítico de TVE de los ochenta, en el que además de ofrecernos lo que gustaba a los niños, lo que éramos, aprendíamos lo que era sentido común, y buena música, no sólo con Javier Gurruchaga a los mandos de La Cuarta Parte. Por otro lado, había gente como la mujer que gritó a mitad del concierto “¡viva La Vía Láctea!”, es decir, gente de más edad que tuvieron la suerte y el honor de vivir una época que bajo la etiqueta de La Movida Madrileña llenó de creatividad y calidad con mayúsculas la salida de una época histórica oscura, que parece volver con otros atuendos, y bien caros… En la televisión y en la escena madrileña conocimos a Santiago con Radio Futura, que pronto cambiaron los tintes glam del sus comienzos para crear canciones como “Semilla Negra”, “El Canto Del Gallo”, “Veneno En La Piel” o “El Tonto Simón”. Era la apuesta por el rock latino, todavía en pañales. El grupo marcó una época y una influencia, y quedó para la historia. Luego, más de uno encajó mal que tras la disolución del grupo, por írsele el invento de las manos, Santiago Auserón en solitario dejara atrás sonidos como “Escuela De Calor”, y apareciera con Raíces Al Viento (1996), reincidiendo de pleno en su carácter latino. Premiado y reconocido, Santiago es parte en la venida de los soneros de Cuba a la península y al mundo.

Y allí estaba Juan Perro a veces, con su bigote y sombrero, como recién venido de La Habana, al que a veces se le escapaba Santiago Auserón, dejando atrás un deje de Cuba e historias de la calle, con Joe Strummer como protagonista en “José Rasca”, o como aquella en la que en Sevilla, en un hotel, junto a Compay Segundo empezaron a bordar la historia del son en España, y el cubano cantó “El Carro”, de Mr. Hambre (2000), segundo álbum que le siguió dando prestigio y puede que sea la cúspide de su fama en solitario. A “El Carro”, que no podía faltar, le siguió “Poco Talento” demostrando grandes dotes de narrador. En las tres horas (un pelín largo para más de uno), que duró la actuación, Santiago no mostró ni sombra de cansancio, y fue agasajado de piropos de las fans; el del pelo aerodinámico, que una vez fue el Lou Reed (oxigenado) del centro de la península ibérica, provocaba gritos de las mujeres y muchachas, las pocas veces que se quitaba el sombrero entre canción y canción, presentando su último trabajo Río Negro (2011) y temas de sus anteriores, como la famosa “La Charla Del Pescado” y aquella que cuando salió no acabábamos de entender, “No Más Lágrimas”, interpretada en su voz como si las décadas no estuvieran corriendo. Y estaba bien acompañado a la guitarra de Joan Vinyals “el dimoni”. Acerca de las sorpresas que se intuían, primero apareció a la guitarra el hijo de la artista onubense Martirio (a la que pronto  veremos en Nocturama también) demostrando ser más que eso, es decir, Raúl Rodríguez, con el que interpretaron la inédita “Historia De La Zarabanda” (el grupo que acompaña a Santiago últimamente). Tras unas cuantas más… Raimundo Amador, con el que empezó interpretando “Amor En Vano”, del álbum Las Malas Lenguas (2006) de los hermanos Auserón. Con “La Reina Zulú”, el scat del dimoni y sendos solos de Raimundo y Raúl, parecía que la cosa iba acabar. “La Perla Oscura” de Raíces Al Viento (1995) fue la guinda de la actuación.

Echando un vistazo al éxito de sus giras, y sus grabaciones, el tiempo le sigue dando la razón a Juan Perro, eso sí, a regañadientes para más de uno al que no se le culpa de echar de menos los himnos de Radio Futura.

¡Pero quedaba más! El cesped, hecho pista de discoteca brilló una hora más con el gran Ismael González, el Doctor Música, locutor de Radiopolis y DJ profesional, que adornó el aire de música de los ochenta, empezando con “Escuela de Calor”, que Santiago tuvo que escuchar, porque empezó a sonar en cuanto éste bajó un peldaño del escenario. Ismael acabó entre bien merecidos aplausos.

Nocturama nos traerá más música con The Milky Way Express y Arizona Baby, y al día siguiente la tierra temblará con Miraflores y se quedará muda con los inexplicables Za!

Que no acabe el verano.

Ainara Legardon
 música cine libros series discos entrevistas | Achtung! Revista | reportajes cultura viajes tendencias arte opinión



Share on Tumblr

Deja tu comentario

Comments are closed.