achtungrafías, arte, carrusel, fotografía, miradas, tendencias — 1 marzo, 2020 at 15:47

Multiverso, dos objetos, siete estrellas de Xosé Lois Vázquez

por

Multiverso, dos objetos, siete estrellas. Luz, translúcido, opaco. Brillo, aterciopelado, satinado. Colorimetría, profundidad, contraste. Vertical, fuga, paisaje. Nitidez, saturación, clarocuro. Escultura, land-art, fotografía.

Quizás esto es lo que define el trabajo de Xosé Lois Vázquez. Todo Todo y lo contrario. “Soy yo, muchos de ustedes …” dijo su alter ego Ladrillita. Nos enfrentamos a un artista incansablemente antiacadémico, un criador irreverente, un cuerpo multidisciplinario y una mente de sede generacional que habita en la crianza constante, la comunicación comprometida, la reflexión digerida y la templanza que brinda experiencia.

El Che (permítame usar su apodo) se muestra en Ourense solo 20 años después de la publicación de su primer libro de artista. Un libro, en un formato que me encanta, el cuadrado, nunca lo mostrará, porque nunca quiere hablar de sí mismo o de su trabajo, pero si este país termina teniendo una historia justa, tendrá que ingresar en el ranking de los mejores libros de fotografía de esa década. . La publicación se dividió en cuatro series: Viaje Interior (1988-1989) presentada en el Museo Municipal de Ourense, Lar Nail (1990-1991) expuesta en el Palacio Embarcadero de Santander, Edén (1995) expuesta en la galería El Caballo de Troya de Madrid y Fotografía Transitiva (2000) también expuso en el Museo Municipal como parte del Otoño Fotográfico, diez años antes de ser el director de este festival.

Si cada persona es un mundo, el Che es un universo múltiple en sí mismo y quizás por esa razón, durante varias décadas, además de construir objetos para fotografiar, pensar e iluminar los espacios que interviene para que luego solo existan a través de la toma de fotografías. Es un proceso casi científico crear pequeñas ventanas a nuevas galaxias llenas de narraciones y poetas que apelan al placer y la reflexión.

Multiverso Crin que non volvías
Multiverso Crin que non volvías

Si miramos hacia atrás en el curso de su trabajo, vemos cómo se reinventa a sí mismo cada vez, (re) naciendo, como siempre lo hizo, y sabiendo cómo rodearse de la mejor armadura a la que sabe transmitir el conocimiento y aquellos que respiran largos pensamientos. Todo esto se refleja en sus obras que no son más que una creación extendida, una vida dedicada al arte, diseño y comunicación en el sentido más amplio de la palabra. Tanto es así, que sus oficios son una lista interminable como títeres, edición, fotografía, escultura, curación, gestión cultural o diseño (gráfico, exposición, producto …) Hay tantas pasiones que nunca se detienen. generar, crear y trabajar. Entonces cualquiera se vería enfermo.

En Multiverso, dos objetos y siete estrellas nuevamente estamos invitados a viajar a través de su mundo rico e inescrutable al que llegó, en sus propias palabras, en un vuelo nocturno de reconocimiento militar, listo para volar su cabeza hacia el enemigo: pero primero, solo antes de la auto-eliminación, surgió el poderoso perfil de montañas conocidas recortadas con una nueva luz que aumentó el deseo de conquista; han aparecido nuevas geografías, contraídas por la atracción de las estrellas y el “tiempo” oriental, sin paralelos, ni latitudes laboriosas, con texturas definitivas […] un mundo para entrar por la puerta del amor o el odio, ambos hechos de algodón de jaspe rosa y morado.

Por lo tanto, se nos presenta un boceto de la última serie, poniendo en diálogo imágenes de Creyendo que no regresaste (2008), Arquitecturas del desastre (2011 – 2013) y los inéditos Setestrelos (2016). En el primero es donde encontramos probablemente el Che más reconocible, esos multiversos de huella inconfundible del arquitecto, diseñador, técnico, iluminador, escultor, escenógrafo y teórico que nos ha mostrado a ambos, así como en el icónico Edén #a. Son imágenes en las que se da cuenta de la importancia de la escala y se mueve en la dimensionalidad casi mejor que en su entorno natural de las dos dimensiones para modificar la sucesión gradual de tamaños, convenciendo nuestra capacidad de análisis y comprensión para establecer un marco de fabricación: el engaño construido sobre La modificación de escala funciona en una doble dirección que equilibra la negación crítica y la fabricación de una nueva realidad.

Los dos elementos de Arquitecturas del desastre están más cerca de lo arquitectónico y lo escultórico. La fotografía es un mediador vulgar que intelectualiza el proceso de transmisión, pero esa simple reproducción es testigo de una nueva realidad per se. En un claro reclamo de catalogación industrial, todavía juega una y otra vez con la escala (en la fabricación, edición y producción) para erradicar cualquier reclamo de realidad objetiva (o lo que cada uno entiende por ella) para reflexionar sobre cuestiones que deben ser ver con el individuo y la sociedad, la individualidad y el grupo. Estas imágenes colocan irremediablemente al espectador en un mundo posterior donde la luz es tenue, las historias inventadas y la conciencia dudosa. Parece que Xosé Lois sabía, a pesar de los tres años de diferencia en la creación, que estas imágenes querían prepararnos para el no mundo de Setestrelos, las Siete Estrellas cerraron esta exposición donde los gallos se convirtieron en la alegoría de un nuevo desperdicio. en el medio y el medio de la larga escala diafragmática, y esperan, una vez más, que venga otro mundo.

O cuarto relato Arquitecturas do desastre Ítem dous
O cuarto relato Arquitecturas do desastre Ítem dous

Xosé Lois Vázquez nació en la década de las principales exposiciones en Europa y Estados Unidos, las que cambiaron la forma en que consumimos arte. De las largas conversaciones que he tenido con él, voy a coincidir con grandes gerentes y curadores. El barroco en la reflexión o el lado más romántico parece haber sido traído directamente de James Johnson Sweeney, con quien comparte la idea de que la experiencia estética es un territorio explorable y que debe cuestionarse con esa naturaleza activista que la caracteriza por los diversos compromisos que resultan del confrontación constante con los diversos regímenes que tiene y con los que tiene que vivir, algunos más democráticos que otros.

Pero su formación como artista fue en los años setenta, una década que trajo cambios importantes en la práctica artística, como Kunsthalle, que fue el primer espacio definido como un laboratorio donde las cosas se podían probar sin las pretensiones del éxito público o cientos de metros cuadrados a ocupar. Este paradigma, perdido hoy por la mayoría de los gerentes culturales y artistas que buscan más un selfie que una reinvención y pruebas constantes, permanece latente en el trabajo del Che.

En esta exposición podemos ver formas de volverse recurrentes. Para él, la fotografía nunca será un acto neutral y es esencialmente contradictorio: actúa como un congelamiento de un evento / instante; pero al mismo tiempo activa nuestros mecanismos culturales al despertar nuestra curiosidad por conocer y atraer nuestro conocimiento emocional y ético preexistente. En esa esencia contradictoria reside su poder. La fotografía, entonces, solo vive en la frontera, siempre negociando entre lo que ya no será y el fantasma de lo que fue.

Aunque fue en el s. XX, cuando los fotógrafos y surrealistas de New Vision utilizaron la puesta en escena fotográfica como un poderoso estilo creativo, siendo el precursor de la llamada Staged Photography (fotografía en escena), este término comenzó a usarse con cierta normalidad en la década de 1980, en paralelo con la intensificación del debate. sobre la reproducibilidad de la veracidad de la fotografía. Es entonces cuando Xosé Lois Vázquez se consolida como artista y como fotógrafo, por lo que desde sus primeras fotografías podemos ver una evolución que parte de esa premisa que pocos artistas estaban explorando en esa década.

Artista redondo, maestro y, sobre todo, reflexivo y humano, tiene la piel bronceada y teñida por la luz de la libertad … eso era. Son tierra de tierra, ladrillos de trabajo traídos y transportados por las olas del mar hasta salir de los bordes del viaje, arrinconados y amables …

Puesta en escena, documentación, soñando. Contemplatividades, agresiones, pausas. Reflexiones, verdades, poesía. Humanismos, animalismos, política. Loci amoeni, ab aeterno, ex nihilo. Multiversos, objetos, estrellas.

O brúo do bosque doente síntese en Phekda!
O brúo do bosque doente síntese en Phekda!

Deja tu comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *