carrusel, opinión — 10 marzo, 2014 at 14:41

Y te asustas porque llevan velo

por

Por Bárbara Bécares

El 8 de marzo es una fecha que nos hace recordar que aún queda mucho para que las mujeres estén en igualdad de condiciones que los hombres. De hecho mi experiencia por el mundo me ha hecho darme cuenta que ese día se recuerda mucho más en los países donde más machismo hay. Tengo comprobado que a más machismo, más flores regalan. Qué curioso ¿verdad? Sé que estás en situación de inferioridad, pero el día 8 de marzo, toma flores y felicitaciones porque tienes que estar contenta de ser mujer.

Yo estoy muy contenta de ser mujer. Pero es que a mí eso nunca me ha limitado. Tengo la suerte de nacer donde nací, y de que mis padres siempre me apoyaran en todo. Nunca he pensado que no pueda hacer algo que me apeteciese por no ser mujer. A pesar de que el otro día un colega me preguntó cómo me sentía siendo viajera, teniendo en cuenta que soy mujer. Me pareció una pregunta tan estúpida que no supe ni responderla. El único problema que he visto ha sido el de tener que aguantar las estupideces de esos hombres que me han acosado, sobre todo el Marruecos, pero también en Vietnam, Malasia o los Balcanes (en Colombia estoy comodísima, los hombres no molestan, salvo en la ciudad de Barranquilla que son muy de piropear) porque, así te lo digo, no tienen ni puta idea de lo que es el respeto al prójimo. Pero vamos, que ese no es un problema mío por ser mujer. Es un problema de ellos, de los molestos, por estar sin educar.

Pero a lo que voy: que cada vez que digo que estuve en Marruecos, el tema principal que me plantean es el de la diferencia de géneros. Ese no es un tema que alguien me mencione cuando cuento que estuve en Vietnam, en Tailandia, que visité Georgia o que vivo en Colombia. Y, no os dejéis engañar por ese velo que cubre la cabeza musulmana, que la desigualdad y discriminación a la mujer existe en casi todo el mundo, aunque no vaya impresa en una vestimenta ancha para no adivinar las curvas femeninas.

Recuerdo que en Vietnam, la mujer tiene muchísima presencia social. A diferencia de Marruecos, donde las mujeres pasan la vida en casa, en el país asiático, puedes ver más mujeres que hombres llevando negocios, vendiendo por las calles, trabajando en fábricas…. ¿les ha llevado esa presencia en las calles  a la igualdad? No, rotundamente. De hecho, temo que la desigualdad sea aún mayor. Porque no sólo están sometidas a las órdenes de sus esposos (no en todos los casos es así, porque siempre hay excepciones en todos los países), a la presión social de casarse jóvenes antes de perder la belleza de una cara sin arrugas y al cuidado casi incondicional de unos hijos como siempre se espera más de la mujer que del hombre. Es que además sustentan sus hogares, trabajan muchas horas al día, tienen que acarrear pesadísimos cargamentos con sus delgados cuerpos para así poder llevar dinero a su casa, porque también se espera de ellas que trabajan 12 horas diarias en fábricas e multinacionales en nombre del comunismo. Y luego, atender la casa que no es tarea fácil.

Es sólo un ejemplo. En Georgia o Armenia las mujeres no pueden salir con chicos antes del matrimonio porque serían muy mal vistas en su comunidad y ya nadie las querría para casarse. En Macedonia y Bosnia los hombres son totalmente infieles y a plena luz de día porque saben que nadie va a ir a contarlo a esa mujer de la que se espera que aguante lo que tiene que aguantar y que en realidad, en muchas ocasiones, prefiere negar la evidencia si este le da cierto status social. Y en España siguen muriendo mujeres y a veces hasta niños totalmente inocentes a causa del machismo y sigue habiendo denunciar a diario y los casos que no se denunciarán, porque, además del miedo, ¿quién puede demostrar que ese marido maltrata a su mujer psicológicamente y le ha hundido toda su capacidad de confiar en sí misma?

Shakira, una de las grandes estrellas de la música a nivel mundial, tras una larga carrera como compositora y cantante, además de ser embajadora de buena voluntad de UNICEF, y contar con su propia organización de ayuda a la infancia, sale ahora enseñando el culo junto a Rihanna en un nuevo vídeo. Y se le ha criticado por obsceno. La obscenidad que yo veo es esa necesidad de crear tal paripé en un vídeo para vender discos, máxime cuando es una artista ya consolidada. No me imagino a Joaquín Sabina teniendo que mantenerse joven para poder mostrar sus abdominales y seguir vendiendo. Pero es que Joaquín Sabina es hombre. Quién sabe lo que podría pasarle a Shakira cuando siga envejeciendo o cuando alguien vea que realmente tiene celulitis aunque se la quiten con tecnología. Me parece lo más machista que he visto en años. Más aún cuando tras esto, para dejarnos a todos tranquilos, la cantante ha confesado que sí que se lo consultó a su novio, ese chaval 10 años más joven con ella (recuerdo su edad prque normalmente el mayor debería ser quien tiene más autoridad, por eso de la experiencia y sabiduría que dan los años) y que es famoso por jugar fútbol, que si le parecía bien el nuevo videoclip y es que parece ser que el novio es territorial y celoso, según ella contó, como si eso fuera tan normal, y que además no le permite hacer vídeos con hombres. Me quedo mucho más tranquila,Shaki.

Y con todo esto, uno pone el grito en el cielo cada vez que ve un velo islámico. En una sociedad donde una mujer, con una gran voz y una carrera consolidada, tiene que desnudarse y modificar su cuerpo tecnológicamente, además de la dieta y ejercicio que hará, para seguir vendiendo discos.

música cine libros series discos entrevistas | Achtung! Revista | reportajes cultura viajes tendencias arte opinión


Deja tu comentario

Comments are closed.