arte, carrusel, danza, escena, teatro — 9 abril, 2020 at 14:15

Muchísimas actrices y actores han visto caer todas las fuentes de ingresos y recurrirán a trabajar en los bares

por

Muchísimas actrices y actores han visto caer todas las fuentes de ingresos para los próximos dos o tres meses, y posiblemente, deberán recurrir al famoso segundo trabajo del intérprete: trabajar en los bares. Declaró el actor, pedagogo y director de teatro, Piermario Salerno.  Quien pronostica grandes dificultades para subsistir a muchos profesionales involucrados con las artes escénicas, en un corto y medio plazo. Por consecuencia del terremoto que ha  supuesto, la propagación del virus COVID-19 en España.

Como se les comentó en el artículo anterior, en cada uno se les ofrecerá el contexto de lo que ha ido pasando en las artes escénicas (desde finales del pasado mes de marzo, hasta el momento de que se publique el último artículo de este proyecto), con el fin de que ustedes puedan conocer el origen y el desarrollo, de los comunicados y movimientos que han tenido los representantes de las artes escénicas con los que gestionan al Gobierno Central. Todo esto apenas se ha visualizado, y es imprescindible darlo a conocer para nutrir de mayor sentido y significado, a los testimonios de los profesionales que se han sumado a dicho proyecto.

El pasado 23 de marzo la FECED (Federación Estatal de Compañías y empresas de Danza de España) en conjunto con CircoRed  (Federación de Asociaciones de Profesionales del Circo de España) presentaron formalmente, una batería de medidas a los principales responsables del Ministerio de Cultura y Deporte de España. Las mismas, básicamente, procuran amortiguar los efectos que pueden tener a corto, medio y largo plazo, para las actividades profesionales de estos colectivos, valiéndose también, de ver cómo han ido abordando los países de nuestro entorno esta crisis, y pensando en las necesidades específicas de dichos colectivos.

A continuación, voy a enumerar algunas de las propuestas emitidas por la FECED y CircoRed:

  • Un fondo de reserva a los autónomos que no estén dados de alta en el momento en que se declaró el Estado de Alarma.
  • Reservar fondos a las personas contratadas por cuenta ajena.
  • Reservar fondos para los acogidos en el Régimen Laboral Especial de Artistas, o en Régimen General, que pueden acreditar actividad durante los últimos meses, además,  a los que tengan previsiones de contratación.
  • Renta mínima para estas personas: durante y después del establecimiento del Estado de Alarma.
  • Fondo de ayudas a fondo perdido, a empresas con personalidad jurídica.
  • Pago de salarios a trabajadores y empresas que no cierren en este período; como también, el pago urgente de los contratos ejecutados y facturados.
  • Aclarar quiénes de estos profesionales se benificiarían de las medidas anunciadas a los autónomos (incluidos los societarios), sin tener que acreditar la reducción de facturación del 75%.
  • Se exonere del pago de las cotizaciones.
  • Se abonen las ayudas ya concedidas, como también, instaurar ayudas para el pago de alquileres de locales y oficinas.

Por otra parte hacen incidencia en cómo una vez más, las regulaciones actuales no se amoldan a la particular realidad del mundo escénico, sacando a la luz lo poco preparada que están las mismas, para que los profesionales no sufran más allá de un obstáculo a superar en estos tiempos de la irrupción de la pandemia en España.

En esta línea, el pasado 26 de marzo en el periódico “el diario.es”, publicó en vísperas a la celebración del día Internacional del Teatro (el 27 de marzo), una serie de cifras facililatadas por el sindicato la Unión de Actores y Actrices de España, que sirven para cuantificar el impacto económico que supone y supondrá, para las artes escénicas el pasar por esta crisis sanitaria. Todo ello a través de los resultados extraídos de una encuesta hecha a 1500 profesionales de este país.

Por lo pronto, se arroja unas pérdidas que rondan los 6,8 millones de euros y un 23% de despidos entre los intérpretes (que conste que el 76,52% de las personas encuestadas pertenecen a alguna de las artes escénicas, en contraste con el 23,48% de profesionales del sector audiovisual). He allí que Iñaki Guevara, secretario general del citado sindicato, solicitó a responsables del Ministerio de Cultura y Deporte, políticas similares a las que se están emprendiendo en países como Italia, Francia o Portugal; ya que al fin al cabo, las medidas que se fueron lanzando hasta aquél momento por parte del Gobierno Central, no respondían a que estas disciplinas se desarrollan con intermitencia (así lo indicó Iñaki Guevara). Por tanto, que las “medidas de choque” del ejecutivo a autónomos y otros agentes involucrados en actividades económicas que están también en sector artístico; no contemplan los contratos por obra y servicio que no se han hecho efectivos, o la falta de días cotizados para pedir la prestación de desempleo por dicha intermitencia.

Iñaki Guevara entiende que las medidas del Gobierno Central son insuficientes para las necesidades particulares del sector artístico, y añade: “No tiene sentido que la posibilidad de acceder a la prestación por desempleo sin reunir los períodos mínimos de cotización, sin afectar negativamente a la solicitud de futuras prestaciones, que contempla el Real Decreto 8/2020 del 17 de marzo”. Ello lo dice (tomen en cuenta lo anteriormente mencionado en este texto), porque aunque en los sectores audiovisuales y el de las artes escénicas, haya más afectados por suspensiones temporales de empleo (77, 29% en teatro, y un 73% en el de los audiovisuales), el sindicato teme, que muchos de esos ERTEs, se acabarán convirtiendo en EREs.

 

Laura Marrero Marcelino

Mi trabajo en las artes escénicas está muy vinculado desde el año 2013 a ser la responsable de coordinación de Danza en Comunidad, proyecto de Auditorio de Tenerife que dentro del programa Tenerife Danza, existe junto a la Unidad Pedagógica y Compañía Lava. Además de esto, continúo impartiendo clases y también con el trabajo escénico.

Entiendo que ninguna de las partes existe sin las otras: comunidad, escena, pedagogía y creación; se nutren entre sí, son todas partes de lo mismo.

 

¿Qué repercusiones a nivel económico y de tu desarrollo profesional, te está suponiendo estar en medio de esta crisis sanitaria?

A nivel económico me repercute de las mismas formas que a cualquier persona que esté legalmente constituida como autónoma. Al disminuir mis ingresos tengo también que reducir mis gastos y, como quien dice, “apretarme el cinturón” durante los meses que se mantenga el Estado de Alarma. En cualquier caso, la mayor incertidumbre que tengo ahora mismo tiene que ver con qué va a suceder en los meses posteriores.

A un nivel de desarrollo profesional conlleva parar durante meses el proceso creativo en el que estaba inmersa con Danza en Comunidad, de título La Gran Cita a Ciegas. Y claro, el proceso en cuestión buscaba el máximo de participación. Por lo tanto, se ha tenido que aplazar la convivencia artística con todos los colectivos y personas de convocatoria abierta implicadas. Por decirlo de alguna manera, supone el reinicio casi completo de todo el proceso; tanto de convocatoria como de ensayos de al menos 12 colectivos y más 30 participantes de convocatoria abierta. Son muchas personas y eso conlleva una organización enorme de parte de varios departamentos (marketing, producción, iluminación, video-documental, etc…). Lo peor de todo es que significa la ruptura del equipo de Danza en Comunidad tal y como estaba configurado y, en definitiva, el replanteamiento de la planificación con respecto al último cuatrimestre de este año.

 

¿Eres capaz de hacer a día de hoy, un pronóstico de las consecuencias que tendrá dicha crisis en tu trabajo, y en el del sector en el que te desenvuelves?

Sinceramente me da bastante miedo pensar en ello, ahora mismo es complicado hacer suposiciones, estando como está la situación. Yo trabajo con muchos colectivos y no sé cuándo ni cómo podrán reincorporarse cada uno de ellos. Haciendo un ejercicio de imaginación, espero que el bienestar tanto físico como mental y anímico, que provoca la práctica y la expresión de la danza influya en la recuperación y mejora, principalmente, del aspecto humano, de las personas con las que trabajamos.

 

En la línea de lo anterior ¿Cómo estás desarrollando tu actividad profesional, en estos días de estado de alarma sanitaria?

Hasta ahora mediante teletrabajo, he estado realizando vídeos con sesiones de danza, también estoy tratando en la medida de lo posible, de mantener el contacto con las personas responsables de todos los colectivos, para así poder adaptar específicamente los contenidos a cada uno: todo este trabajo, hasta ahora, lo he estado realizando junto al resto del equipo de Danza en Comunidad. Y por otro lado, también estoy diariamente manteniendo el vínculo con los distintos departamentos de Auditorio de Tenerife.

 

¿Hay algo que te gustaría añadir?

He centrado gran parte de mis respuestas en la coordinación del proyecto Danza en Comunidad porque es mi actividad principal, a lo que dedico más tiempo y energía.

En cuanto a las clases que imparto, que están dirigidas a las primeras edades, se han tenido que suspender por el momento, así que me encuentro en fase de recuperar las clases de marzo. A las familias les ha parecido buena la idea de enviarles videos y tutoriales que puedan poner ellos mismos en práctica en sus casas.

Acerca de mi desempeño escénico no tengo demasiado que añadir, pues no tenía ninguna actuación prevista, tan sólo procesos creativos pendientes que pueden aplazarse. No obstante, en casa, sigo investigando y experimentando con mi cuerpo: eso es siempre necesario.

 

Piermario Salerno

Trabajo en el campo teatral en diferentes ámbitos, principalmente, interpretación, dirección, pedagogía y gestión cultural. Estoy especializado en teatro físico-gestual, trabajo en varias escuelas de teatro y universidades. Dirijo el Aula de Teatro de la Universidad Pablo de Olavide, estoy en la organización de los Premios Lorca de las Artes Escénicas de Andalucía, y en la del Festival Cultura con Orgullo (LGTBIQ).

 

¿Qué repercusiones a nivel económico y de tu desarrollo profesional, te está suponiendo estar en medio de esta crisis sanitaria?

Se han tenido que aplazar todos los cursos que llevo, tanto a nivel privado como en las escuelas en las cuales trabajo como profesor.

Se ha anulado una masterclass que tenía que dar dentro de un encuentro de teatro.

Se ha anulado la gira que teníamos con el Aula de Teatro de la Universidad Pablo de Olavide.

Se han anulado los Premios Lorca de las Artes Escénicas de Andalucía.

Se han anulado varias funciones en las cuales participaba como actor y como director.  Todo esto, a nivel económico supone una pérdida considerable de dinero.

 

¿Eres capaz de hacer a día de hoy, un pronóstico de las consecuencias que tendrá dicha crisis en tu trabajo, y en el del sector en el que te desenvuelves?

Partes de estas actividades no se van a volver a programar, y si la cuarentena se alarga, es muy probable que algunos de los cursos no se retomen: muchas compañías ahora mismo están a punto de quebrar.

Las salas privadas, sin los ingresos de las funciones o de los cursos, van a tener muchos problemas para pagar hipotecas y alquileres. Las escuelas difícilmente van a poder mantener la plantilla de profesores y, de hecho, muchos ya están siendo despedidos.

Muchísimas actrices y actores han visto caer todas las fuentes de ingresos para los próximos dos o tres meses, y posiblemente, deberán recurrir al famoso segundo trabajo del intérprete: trabajar en los bares.

 

En la línea de lo anterior ¿Cómo estás desarrollando tu actividad profesional, en estos días de estado de alarma sanitaria?

Trato de mantener cierta continuidad con mi alumnado, mandando material para que investiguen, lean y sigan trabajando. En algún caso, he tenido que replantear por completo el trabajo que se iba a hacer, de manera que puedan seguir trabajando en sus casas. Cada semana organizo sesiones cortas por videocall con cada uno de mis grupos de alumnas y alumnos.

A nivel personal, estoy aprovechando muchísimo este parón para trabajar sobre un proyecto nuevo que en principio voy a estrenar en junio, pero que dadas las circunstancias, probablemente acabaré estrenando más adelante. Estoy leyendo, entrenando y nutriéndome a otro nivel. Trato de cuidarme mucho, de cuidar las relaciones con mis amigos y mi familia.

 

¿Hay algo que te gustaría añadir?

Esta crisis nos afecta en lo más importante que tenemos, en la esfera de la comunidad. Lo paradójico, es que parece que hayamos vuelto a descubrir ahora, lo importante que es la comunidad: el encuentro con el otro, lo que aportamos y lo que recibimos. Si algo positivo podemos sacar de esta pandemia es esto. Y espero que nos acordemos de ello cuando todo acabe, ya que lo vamos a necesitar más que nunca.

Mucha gente se va a quedar sin nada, sin trabajo y con pocas perspectivas. Si el Estado no es capaz de hacer frente a eso (o al menos en parte), será la comunidad la que tendrá que apoyar a los individuos más débiles, para que todos puedan volver a ver la luz.

 

Con esta pandemia perdemos todo aquello en lo que habíamos puesto nuestros esfuerzos

Deja tu comentario

One Comment

  1. Pingback: La propagación del virus COVID-19 deja en shock a las artes escénicas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *