María Cañas Visiones Contemporáneas en DA2 Salamanca

por

La videoartista y vídeo-guerrillera María Cañas protagoniza este ciclo de Visiones Contemporáneas donde DA2 Salamanca presenta proyectos innovadores en cine y vídeo. Comisariado por Enrique Piñuel y Natalia Piñuel (Playtime Audiovisuales), podrá visitarse hasta el mes de octubre.

A María Cañas, la archivera de Sevilla, no le tiembla el pulso, ni se amedrenta cuando le llueven las críticas, porque su vídeo de guerrilla se caracteriza por un apropiacionismo salvaje para triturar tópicos y típicos del folclore con sentido del humor y desde una perspectiva de género. La exposición incluye cinco piezas: La Cosa Nuestra, La Cosa Vuestra. Kiss the fire, Kiss the murder y Padre No Nuestro, como recorrido a lo largo de su trayectoria artística desde el año 2006 a 2019, como díptico barroco y pictórico lleno de humor y crítica social.

 

Kiss the fire.
Sonido. Color. Digital. 2007. 5’46’’

Kiss the Fire reflexiona a través del reciclaje de imágenes, sobre el amor, el desamor y el erotismo, recurriendo a la pintura clásica y a iconos e imágenes contemporáneas extraídas del cine, las noticias e internet. El lado oscuro de la vida. Una catarsis audiovisual destinada a exorcizar nuestros demonios amorosos. Para Cañas el amor es bipolar, complejo, se desdobla en desamor, es el demonio que aúlla el llamado Blues del Fuego. Entre las brumas de un paisaje apocalíptico, de bombas atómicas y caos post 11S, un mártir se inmola en la sagrada vagina dentata. Todos podemos sentir empatía por ese hombrecillo que salta atemorizado al vacío, tratando de huir de algo terrible y a la vez inevitable. Estamos ante una obra sensual y sutil en cuanto al uso de la edición de imágenes y sonido que hipnotiza y nos lleva hacia un profundo trance.

 

Kiss the murder.
Sonido. Color. Digital. 2008. 8’

A manera de díptico continuo con la obra anterior, el amor vuelve a ser protagonista. También, la alusión a la figura mujer de la vagina dentata, que devora y escupe. El amor en su reverso oscuro, el desamor y el sufrimiento al más puro estilo barroco que tanto gusta a María Cañas y que va construyendo esta obra con un montaje a doble pantalla, con apariciones del doppelgänger, figuras gemelas fracturadas por el amor. El amor tóxico, el amor oscuro, la tristeza de un desamor. Nos encontramos ante un cuadro, una pintura negra con reminiscencias al pasado, a los retablos religiosos, al tenebrismo y al claroscuro de Caravaggio. Destaca la paleta fotográfica, con unos profundos rojos y negros. Un melodrama, un retablo eclesiástico, en formato found-footage donde también percibimos las referencias al cine clásico y al melodrama hollywoodiense, repleto de pasiones adversas. Son continuas las alusiones a la película; ¿Qué fue de Baby Jane?, dirigida por Robert Aldrich y a sus dos iconos femeninos como protagonistas, las famosas actrices Bette Davis y Joan Crawford. Hay una obsesión por parte de la artista de penetrar en la doble cara del Amor – Desamor. El amor como el asesino supremo, aquél que, en palabras de Nietzshe: «nos da el dolor y por eso mismo, la vida».

 

La Cosa Vuestra.
Sonido. Color. Digital. 2018. 40’

Con la Cosa Vuestra avanzamos en la trayectoria de María Cañas hasta una de sus más recientes producciones, donde regresa a la temática taurina y a las fiestas populares, enlazando con la primera de las obras presentadas, La Cosa Nuestra realizada 12 años antes. 2020 ha estado marcado por la pandemia global de la COVID-19 y en esta nueva normalidad en la que vivimos, de momento, no celebramos eventos masivos ni fiestas. Un verano sin San Fermines en la ciudad de Pamplona, la fiesta popular española de mayor relevancia internacional. Un verano sin turistas. En 2017, María Cañas gana el certamen X-Films del Festival internacional de cine Punto de Vista de Navarra, cuyo requisito fundamental es rodar o tratar un tema relacionado con el territorio. Cañas se tira a la piscina, mostrándonos el lado más siniestro de la fiesta. Una reflexión empoderadora frente a la violencia ejercida sobre las mujeres y los toros, en una línea como siempre activista pero más decididamente animalista y feminista, donde hace énfasis en criticar el machismo interiorizado de la sociedad española, a raíz del terrible, Caso de la Manada. Cañas hace hincapié en este suceso, pero también en toda la historia de protestas de Euskalerria vinculadas a San Fermín, tal es el caso del asesinato de Germán Rodríguez en 1978. Única fecha en democracia donde fueron también suspendidos los festejos, aunque por una cuestión bien distinta al coronavirus. Las violencias machistas persisten también en el recuerdo con el caso del brutal asesinato de Nagore Laffage en 2008. ¿En qué se han convertido y hacia dónde van las Fiestas de San Fermín? María Cañas comparte una videoguerrilla extrema a través de su particular universo estético, donde repensar el ritual y cultural pamplonica.

 

Padre no Nuestro.
Sonido. Color. Digital. 2019. 15’

Padre no Nuestro es la última obra realizada por María Cañas. Dibuja un postapocalipsis cibernético que responde a un mundo distópico que antes veíamos sólo, en las películas y series de ciencia ficción. De hecho la producción británica Black Mirror sirve como referencia a Cañas en la construcción de su discurso en torno a los malestares contemporáneos. El uso y abuso de las nuevas tecnologías, la usurpación de imágenes provenientes de los media, pero también del entorno de los videojuegos, las redes sociales y el cine. Fake news, youtubers, relaciones sociales y afectivas que suceden únicamente online vía apps. Junto con el poder del meme como pieza artística del SXXI.

El sueño de los robots provoca monstruos. Padre no nuestro, venga a nosotros tu no reino

Deja tu comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *