carrusel, cartas desde, viajes — 12 febrero, 2014 at 10:00

Marruecos: El papel de la mujer en el machismo

by

Cartas desde Marruecos

Por Carlota Miranda Largo 

Y qué pena me da que así sea. Que un hombre sea machista obviamente es intolerable. Pero que lo sea una mujer es el colmo. Después de vivir varias situaciones en España y principalmente en Marruecos, defiendo totalmente la teoría de que la culpa de que alguien sea machista es de las mujeres. Y que detrás de un hombre machista siempre hay una mujer machista. Nadie nace con basura en la cabeza, la dignidad y la autoestima se trabajan y se educan, y está claro que lo que uno mama desde pequeño es lo que le va a definir cuando sea mayor. Y normalmente son ellas (madres, hermanas, amigas…) las que hacen un esfuerzo especial y sobrehumano por hacer ver que ellos están por encima, en todos los aspectos.

¿Qué qué tal lo llevo? Pues normalmente bien, pero a veces siento un veneno dentro que aún no controlo demasiado. Desde que llegué he conocido a un montón de gente con la que he congeniado genial y con la que estoy en mi salsa, como se suele decir. Y no es casualidad que siempre sean extranjeros, hombres o chicas marroquís que han vivido fuera de este país. Y es que con las que nunca lo han hecho, aparte de una relación cordial, me resulta casi imposible mantener una simple conversación. Porque las diferencias son tan brutales que no sé cómo evitarlas (si es que se pueden evitar).

De donde no hay no se puede sacar y son personas que, por lo que han visto desde pequeñas, viven en un segundo plano, siempre con otras mujeres, hablando en bajito, con vergüenza e intentando que se note su presencia lo menos posible. Porque, para ellas, ese es su lugar. Y mejor olvídate de hacerles creer lo contrario. Mujeres que intentan convencer a otras de lo maravillosa que es la parte menos buena de su religión. Mujeres que critican actitudes de otras mujeres por hacer las mismas cosas que hacen sus queridos hombres. Mujers cuya mayor aspiración es encontrar un marido que las mantenga de por vida y les pague la boda, la ropa, la casa, la comida… Mujeres que los ven a ellos como seres superiores a los que tratar de una forma diferente. No por nada, sino por ser hombres. Da igual que sea un payaso analfabeto que las considere como un objeto que sirve para dar placer e hijos. Da igual, es un hombre. Y es que me llevan los demonios, joder.

Me tengo que morder la lengua muchas veces porque sé que si no lo hago podría ofenderlas y tampoco es eso. Pero que no se me ofenda a mí tampoco. Ni a mí a tanta gente que está intentado, a su manera, hacer que las cosas cambien y que esa idea de que ellos tienen el control y nosotras la necesidad de ser controladas desaparezca de una santa vez. O si no desaparece, al menos que no se manifieste de una forma tan evidente que corta la respiración. No se puede ayudar a alguien que no quiere ser ayudado y menos aún cuando ni siquiera ve que tiene un problema.

Que un hombre sienta que vale más que ella no es ni de lejos algo tan grave ni tan denigrante como que una mujer sienta que vale menos que él. Y me niego a seguir criticando sólo la actitud de un tío que no las respeta mientras siga habiendo tantísimas mujeres que no se hacen respetar.

Puedes conocer más historias de Marruecos en el blog No es Nada Personal

música cine libros series discos entrevistas | Achtung! Revista | reportajes cultura viajes tendencias arte opinión


Comparte este contenido

Comments are closed.