arte, escena — 31 mayo, 2021 at 9:16

La Turba nos trae “Mi Bandera”, pieza tan inclasificable como esperada

by

El próximo 9 de junio se representará  Mi Bandera, en el teatro la Fundición  de Sevilla. Una pieza inclasificable que nos trae la compañía La Turba, de la mano de Carlota Berzal, Ro Menéndez y Lorena Ávila.

El pasado mes diciembre nos presentaron en la sala ZM (Sevilla), estas tres profesionales el proyecto Mi Bandera, con Anexo a Mi Bandera.  Una conferencia performática en la que nos desplegaron todo el armazón teórico que sustenta a lo que ellas llaman, Mi Bandera. En el mismo, está contenida una ontología sobre el concepto de la identidad, que nos interpela a todos seres humanos dado que por herencia, elección propia u otros motivos; todos somos lo que somos, por pertenecer a un conjunto de miembros  que unidos por un evento fundacional, dan sentido y significado a una nacionalidad, a una asignación de género al nacer, entre otras tantas cosas.

Mi Bandera es un proyecto que nace de la creación colectiva de tres amigas que han  recogido una cantidad ingente de documentación, de referencias audiovisuales…, para que quede reflejado que no sólo es un trabajo muy personal, sino que también, algo propio de una generación de personas nacidas a finales del siglo pasado. Es difícil predecir con exactitud que nos traerán a escena, porque en Anexo a Mi Bandera nos avisaron que muchas de las cosas que vimos aquella noche en la sala ZM, eran producto de lo que fueron creando tras la interrupción de sus ensayos por el confinamiento domiciliario, que padecimos el año pasado. Así que aunque tengamos algunas pistas sobre lo que va a tratarse en Mi Bandera, el hecho es que sigue siendo un auténtico misterio, que ellas mismas se encargaron que fuese algo divertido y atractivo de abordar.

Foto: Juan Antonio Gámez
Foto: Juan Antonio Gámez

 

Por tanto, voy a dar paso a la sinopsis de Mi Bandera, que está disponible en la página Web del teatro la Fundición: Mi bandera es una pieza sensorial y multidisciplinar que, a través del lenguaje escénico, visual y musical, pretende (re)significar conceptos, atmósferas y situaciones del imaginario común: la identidad, el folclore, lo ritual; la vida y la muerte. Es el resultado de un proceso de creación colectiva, mediante la recopilación de textos, partituras corporales y versiones libres de canciones tradicionales, como la «Salve rociera», los pasodobles y otras músicas del mundo. En sus entrañas encontramos la energía femenina como pulsión de combate, fuerza creadora y esperanza para lidiar con esta bandera.

La constante en el trabajo ha sido primero la búsqueda de la esencia que subyace a expresiones populares concretas, para luego, mediante los procesos de abstracción y oposición, encontrar entre todas estas esferas superpuestas un lugar común extensible al imaginario colectivo universal.

Partiendo de una bandera neutral, libre de cualquier connotación ideológica, política, social, se invita a los espectadores a reflexionar sobre el significado de este objeto, asistiendo a su transformación constante durante la obra. El público forma parte de esta experiencia compartida, donde se les invita a ser movidos por la obra corporal y sensorialmente, participando en esta particular festividad de la vida y de la muerte.

Comparte este contenido

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *