ACHTUNG!, arte, escena, literatura, teatro — 5 mayo, 2021 at 0:19

La Troupe de Pepe han hecho centellar a Prohibido suicidarse en primavera de Alejandro Casona

by

La Troupe de Pepe representó su versión de Prohibido suicidarse en primavera de Alejandro Casona, en el Teatro Távora de Sevilla. Un trabajo hecho con mucho mimo y rigor, que fue capaz de no eclipsar lo grandioso que es el texto en cuestión, y eso es algo que se ha de premiar.

Prohibido suicidarse en primavera de Alejandro Casona, es de esos textos dramáticos que llevan todo a tal extremo, y resulta irremediable pensar sobre los numerosos temas a los que se aproxima. Siendo que todo es tan surrealista, que uno termina bajando la guardia a la hora de juzgar si lo que está sucediendo en escena, es aceptable o no. Es más, se llega a transcender el calificativo de tabú al tema del suicidio, para que ello se pueda abordar con una naturalidad que lo hace parecer un tema cotidiano.

Con lo anterior no quiero dar a entender que el tema del suicidio no sea algo serio y sumamente complejo; sino en realidad a donde quiero llegar, es que al plantearlo en una obra de teatro con un humor ácido e inteligente, nos podemos permitir nosotros los espectadores, replantearnos sus problemáticas desde otro lugar. Lugar que quizás debíamos haber explorado sin haber visto este texto en escena; pero es lo de siempre, las artes escénicas nos ayudan a sacarnos de nuestro día a día, para luego volver a éste renovados, y con las cabezas más ágiles.

Toda la acción de la obra se desarrolla en un centro que se anuncia, como un lugar en el que quien acude, le ayudan a suicidarse. Les ofrecen a sus usuarios, un sin fin de modos de llevar a cabo tan singular tarea, esto es: hay un catálogo de venenos, un lago donde ahogarse, cuerdas con que ahorcarse…, y para recoger inspiración, hay retratos en vestíbulo de gente que han sido conocidos por sus actos suicidas (sin que ello deje de ser polémico). Sí, está Séneca, Mariano José de Larra y Sócrates.  El caso es que toda está dispuesto para que los usuarios se sientan acogidos por un equipo de profesionales, que dedicarán toda su empresa a guiarles y acompañarles, en sus últimos días.

 

No obstante, todo esto es una fachada porque tanto su fundador, el doctor Ariel y el que custodia dicho centro, el doctor Roda, parten de la base que quien desea suicidarse de verdad, no acudiría a este sitio. Pues, sólo vienen los vacilantes, los que no saben cómo continuar sus vidas, que han sido desgarradas por un mal de amores, la soledad y demás cosas por el estilo. Y precisamente, allí es donde sale a relucir la riqueza de este texto, que más que hablar sobre el suicidio, aborda lo lejos que puede llegar a un ser humano en su desesperación, por no tener con qué seguir adelante, en recursos y motivos para vivir.

Desde luego todo esto es una caricatura, y gracias a ello, es cómo se abren espacios y situaciones que nos posibilitan pensar qué supone sentirse solo, qué supone carecer de oportunidades para dar y recibir afecto de tus semejantes…, claro que es un texto divertidísimo y agudo, pero nos pone sobre la mesa una serie de interrogantes que apelan a cada persona que de una manera u otra, les resulta inhabitable estar consigo mismos. Evidentemente hay algo de baja autoestima, pero me parece más edificante referirme a la dificultad de encontrarle sentido y rumbo a la vida, un saber estar mientras tanto se recogen los frutos por los que uno ha invertido esfuerzos y pensamiento.

Por lo general se les suele menospreciar a los que se encuentran en tan desagradable tesitura, como si los demás lo tuvieran resulto todo, como si el resto de la humanidad realmente, han pensado el sentido y el significado de lo que hacen. A dónde quiero llegar, es que en medio de la parodia que se hace de estos pintorescos usuarios de este centro, también se dignifican a las personas que piensan en serio sobre sus vidas, es decir: no siguen la inercia del día a día aparentando que todo va bien, o al menos las cosas a las que han apostado, están en proceso de materializarse. Lo cual me parece un mensaje conciliador e inclusivo, que de alguna manera u otra humaniza a estas personas que han caído en una desgracia, que se ve acentuada, porque al final se encuentran rodeados de personas que más que acompañarles les juzgan y ridiculizan.

 

Ello se articula con que Prohibido suicidarse en primavera, es un texto que pone a muchos de sus personajes en situaciones que no sólo no esperaban, sino que también, los hace recobrar una esperanza que estaba entre paréntesis en sus corazones, porque la vida les ha machacado demasiado, y ellos no han sabido reconducir dichas circunstancias para reenfocar sus vidas. Algunos saben leer las oportunidades como los personajes de Juan y Alicia, otros como el ex empleado de banca, como poco aún precisa algo más de tiempo para salir del espacio de confort que constituyó en sí mismo, huyendo de sí,  más que afrontando y recomponiendo su vida. En fin, es un texto que nos deja en claro que lo que uno vive, puede llegar a sobrepasar la idea que tenemos de lo que nos pasa, poniendo en entredicho a aquellas personas que quieren tenerlo todo controlado, incluso en medio de las malas rachas.

En lo que respecta al montaje que ha hecho La Troupe de Pepe de esta obra, cabe decir: que han sabido descifrar, perfectamente, que este texto ya se vale por sí mismo para lucirse. Así que se han centrado en que la interpretación de su elenco, sostenga a los personajes para que éstos hablen por sí mismos. Siendo que no hace falta llevarlos a ningún lugar más lejos de cómo están planteados en el texto, favoreciendo que los que hemos compuestos el público, no se nos nuble la vista para entender de qué trata su contenido, entre tantos disparates.

Asimismo, supieron captar el carácter atemporal que tiene su ambientación de esta obra, y el cómo se desenvuelven sus personajes. Lo cual me hace decir que han hecho un trabajo actoral y de dirección brillante, sin que parezca espectacular, o dicho de otra manera: en el Teatro Távora hemos visto un ejemplo al cual hacer referencia, de cómo tener templanza a la hora de afrontar un texto que no es propio. Sin olvidar, que detrás de todo ello está que el equipo de La Troupe de Pepe, confiaron en las posibilidades del texto mientras se divertían más que nosotros los propios espectadores. Y ello es garantía de que las cosas se están haciendo bien, y que el mensaje del mismo tan complejo, llegue con mucha fuerza.

 

Para finalizar, sólo me falta confesarles que tengo una especial debilidad por este texto, no sólo porque me parece espectacular, sino que además, hace muchos años tuve la oportunidad de formar parte del montaje del mismo, en mis días universitarios. Y ello me daba muchas expectativas e ilusión, y La Troupe de Pepe, me llevaron a esos días, me hicieron pronunciar mentalmente frases que ellos estaban emitiendo en escena…. Ha sido tan maravilloso verlo ser representado, y tan bien hecho, que uno así sale con ganas de seguir yendo al teatro, dejándose hacer.

Comparte este contenido

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *