música — 20 mayo, 2017 at 2:21

Kurt Rosenwinkle, Tim Motzer y Gintas Janusonis: Bandit-65 en el Lope de Vega

por

Llegó Kurt Rosenwinkle y el Lope de Vega se vistió de Jazz, acogiendo, en este precioso teatro neobarroco que Aníbal González ideó en la exposición del 29, a uno de los mejores tríos de Jazz que han pasado por Sevilla en los últimos tiempos (con el permiso de Jack Dejohnette, Ravi Coltrane y Mat Garrison, que nos deleitaron no hace mucho), ofreciéndonos una asombrosa variedad de atmósferas entre el free-jazz y el rock sicodélico.

Y no sólo de Kurt se trata: le acompañan Tim Motzer a la guitarra Godin y Gintas Janusonis al sinte y percusiones, que con el tiempo han ido configurando su excelso sonido, obteniendo unos niveles de sincronía, feeling y perfecta compenetración dignos de bandas con mucho recorrido y no de proyectos intermitentes como el que nos ocupa.

Porque la música en directo ha de reinventarse y hoy día proliferan giras con diferentes formaciones dependiendo del país visitado, Kurt Rosenwinkel alterna espectáculos con su banda Caipi (su último trabajo) y su anterior proyecto, Bandit-65, en formato trio, reducido, íntimo, dibujando paisajes de ensueño o pesadilla y dejando mucho más espacio a la improvisación y la inventiva.

Ocho años contemplan a este asombroso trabajo, reinventado y renovado continuamente, pero reconocible, y construido bajo un esquema subyacente en la mayoría de los temas: comienzo con sonidos de atmósfera urbana o salvaje (por momentos, la imaginación se aventura en terrenos de B.S.O. de películas apocalípticas) que Janusonis inunda de suaves percusiones, sinte y samples; entrada de Kurt o Tim dibujando frases sencillas, arpegios repetitivos, leves melodías, expresando sonidos elaborados a partir de sus loopers, pedales pigtronix o (en el caso de Tim) aprovechando la versatilidad que las guitarras midi Godin ofrecen  al conseguir emular infinitos sonidos: mandolina, guitarra clásica, acústica, bajo eléctrico, etc.

Comienzan con Ever The Horizon y a partir del esquema señalado desarrollan cada uno su particular visión del tema: Janusonis lo envuelve todo creando un fondo propicio que Kurt y Tim aprovechan para frasear en duelo o cada uno por su cuenta, usando un fondo armónico de estilo japonés, adornado con técnicas de dinámica más propias de estilos pop-rockeros.

Continúan con The Cycle, respetando el orden del disco, y comprobamos como dulcifican algunos sonidos de guitarra saturada presentes en el trabajo de estudio, optando Kurt por el típico sonido Metheny de guitarra y exprimiendo Tim Motzer su guitarra Godin a través de infinitos matices. Tras este segundo tema, Rosenwinkel presenta el grupo al no muy numeroso público, pues ni el día (martes), ni la hora (20:30), eran muy propicios.

Tras la presentación, llega Lost Temple, un larguísimo tema que ofrece la oportunidad de lucimiento a Kurt, desplegando todo su virtuosismo con escalas vertiginosas y cambios armónicos, partiendo de atípicos modos griegos, quizá referenciando al flamenco que en sus palos hondos usa el primer tetracordio del modo frigio, y a partir de los cuales Motzer construye su acompañamiento, empleándose a fondo con sus pedales de efectos. Y Janusonis…

Gintas Janusonis merece comentario aparte, pues no solo sustenta, como es natural, la sección rítmica del trío o crea profundas atmósferas con sus sintetizadores en casi todos los temas, sino que es un percusionista de una técnica extraordinaria, con gran variedad de recursos, dinámica sostenida y originalidad en los sonidos que consigue de su batería: sublime.

Y así, sin prisa, pero con brío, van desgranando los temas de Bandit-65, completando la poco más de una hora de concierto y descubriéndonos un universo creativo que consiguen plasmar y mejorar en directo, provocando el deleite de la concurrencia, fiel al excelente Ciclo de Jazz del Teatro Lope de Vega.

Deja tu comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *