Fragmentos de vida: Rebecca Brodskis en galería Kristin Hjellegjerde Berlín

por

La galería Kristin Hjellegjerde de Berlín presenta Fragmentos de vida, la exposición pictórica de Rebecca Brodskis que podrá  visitarse hasta el 25 de abril.

Fragments of Life (1) - (3), 2019. Óleo sobre lienzo 146 x 342 cm
Fragments of Life (1) – (3), 2019. Óleo sobre lienzo 146 x 342 cm

 

En el gesto, la expresión y la sutil distorsión de la realidad superficial, Rebecca Brodskis captura vidas enteras, cuenta historias de lugares y amistad, traza el curso del amor, desde la exploración a la actuación, como un color, una maraña de extremidades, un abrazo y un baile. Para su primera exposición en la galería Kristin Hjellegjerde de Berlín, ha creado una experiencia verdaderamente inmersiva, un paisaje de figuras que describe como sus personajes, fragmentos de vida en lienzos grandes y pequeños.

Los ojos se asoman entre los dedos y dentro de las bufandas, las manos protegen, enmarcan y buscan consuelo, una madre y un niño en tonos de amarillo se colocan bajo el sol brillante. La madre favorece su pierna derecha para compensar el peso del niño. Ella escucha una voz incorpórea mientras el niño mira al espectador con una intensidad que sospechamos que es familiar para el artista.

Cuando era niña, mi madre siempre me decía que no me mirara. A la gente le incomodaba. Cuando visitamos a mi abuela en Marruecos, ella me dio el consejo opuesto. Ella era una artista. Recuerdo haber ido al zoco con ella a comprar pigmentos, mezclándolos con aceite de lino. Ni siquiera tenía cinco años cuando ella comenzó a enseñarme las leyes de la perspectiva, enseñándome a ver.

Chasse Croise (1) - (2), 2020. Óleo sobre lienzo 195 x 260 cm
Chasse Croise (1) – (2), 2020. Óleo sobre lienzo 195 x 260 cm

 

Rebecca Brodskis pinta exclusivamente al óleo, en lienzos imprimados con pegamento para la piel, una técnica desarrollada y ampliamente utilizada durante el Renacimiento. Sin embargo, sus personajes no están iluminados por un divino externo, sino que brillan desde adentro con calidez humana e intensidad fascinante. Las personas son el sujeto de Brodskis. Gente que ella conoce. Gente que ha visto en sus viajes por París. Algunas las ha soñado y otras las ha imaginado. Cada vez que se detiene y mira maravillada, siente la misma sacudida irresistible cuando reconoce su próximo cuadro. De vuelta en el estudio, trabaja sin fotos ni modelos, confiando en nada más que en la imagen que se le quedó grabado en el ojo. Para Brodskis, la mayor ventaja de trabajar en aceites es el ritmo gradual que exigen.

Anouk, 2019. Óleo sobre lienzo 60 x 40 cm
Anouk, 2019. Óleo sobre lienzo 60 x 40 cm

 

Tengo que esperar dos o tres días para que se seque una capa de pintura antes de poder volver a pintar. No es coincidencia que tantos de mis personajes sean cercanos a su tamaño real. Aprendo sus historias de vida mientras las miro, sus alegrías, miedos y esperanzas.

 

Cada personaje que Brodskis crea es un individuo plenamente realizado y cada uno es parte de algo más grande. Cada uno surgió por el acto de mirar, intuitivamente, conjurado lentamente capa por capa de pintura y sentimiento. Reunidos en Berlín, solos y de dos en tres, estos personajes nos permiten mirar a través de los ojos de la artista, caminar a su lado en un viaje a través de mundos tanto materiales como intangibles.

Mon rêve familier (1) - (6), 2019. Óleo sobre lienzo 123 x 66 cm
Mon rêve familier (1) – (6), 2019. Óleo sobre lienzo 123 x 66 cm

Deja tu comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *