carrusel, de menú, recetas — 6 enero, 2013 at 10:00

Falso coulant

por

Por Jose Sanz Mora

coulant-comer-revista-achtungIngredientes 8 personas

100 gr. de cobertura de chocolate negro / 100 gr. de mantequilla / 60 gramos de azúcar / 3 yemas de huevo / 2 huevos enteros / 40 gr. de harina floja

Seguro que cuando el cocinero francés Michel Bras inventó el Biscuit de Chocolat Coulant, ni siquiera se le pasaba por la cabeza la cantidad de variantes que de su postre se acabarían haciendo. Hoy no existe restaurante que no tenga en su carta versiones de esta joya de la repostería bajo los nombres más exóticos: chocolatísimo, muerte por chocolate, coulant (en el caso de los más caraduras)… Sin embargo, todos esos derivados no se corresponden con la receta original de Bras, compuesta de dos masas diferentes: por un lado, un núcleo de chocolate helado y, por otro, una masa de bizcocho que envuelve el citado núcleo.

La receta que traemos hoy aquí es la farsante. De ahí que no le hayamos echado el suficiente morro como para titularla Coulant, y le hayamos antepuesto el adjetivo “falso” en un alarde de honestidad. No obstante, el resultado es un postre tan fácil de elaborar como efectista, que se puede hacer en aproximadamente 20 minutos (mezcla + horneado) y que siempre deja buen sabor de boca por su espectacularidad.

En primer lugar, debemos fundir la cobertura de chocolate, preferiblemente al baño María para evitar que se queme. Una vez fundido, le incorporamos la mantequilla empomada (blanda, pero no derretida) y mezclamos hasta conseguir una fusión homogénea.

Por otro lado, hacemos un batido con los huevos, las yemas, la harina (tamizada, a poder ser, para evitar grumos) y el azúcar, y una vez mezclado, le incorporamos el chocolate que anteriormente habíamos trabajado con la mantequilla.

Ahora ya sólo nos quedará unir bien los dos preparados y mantener en el frigorífico hasta el momento de hornearlo. Para ello, podemos utilizar flaneras metálicas bien engrasadas, o moldes de silicona (éstos no hace falta engrasarlos) Debemos ser extremadamente escrupulosos en el horneado si queremos conseguir el efecto del chocolate derretido en el interior; la temperatura exacta de la cocción es de 200º C, y el tiempo, de 8 minutos.

Una vez cocidos, sólo queda desmoldar y abrirlos por un lado para dejar que salga el chocolate líquido, que no es otra cosa que parte de los dos batidos que ha quedado sin cocer. Si lo acompañáis de helado de vainilla, de algún coulís o mermelada de frutos rojos, o de algún fruto seco, es posible hasta que os ovacionen los comensales.

@estofadodeanimo

música cine libros series discos entrevistas | Achtung! Revista | reportajes cultura viajes tendencias arte opinión




Share on Tumblr

Deja tu comentario

Comments are closed.