cine, cine | tv, featured — 6 mayo, 2012 at 18:05

Un viaje de cine por el espíritu solitario y rebelde de las tribus urbanas

por

Por Marcos Nebreda

cine-arte-tribusurbanas-revista-achtung

Surgieron como pequeños grupos marcados por la rebeldía, el inconformismo, el afán de ser diferentes o simplemente de hacerse notar. Las tribus urbanas constituyeron un giro social y estético dentro de lo establecido y su huella ha quedado plasmada en un puñado de películas imprescindibles para entender también las últimas décadas del siglo XX.  Más allá de personajes atormentados por su existencia vital como el Jimmy de Quadrophenia o el solitario niño Shaun de This is England, el verdadero valor de estas cintas es el retrato generacional de la sociedad de su momento, una sociedad que enseña a no salirse del camino de normalidad trazado.

Así lo cree al menos Javier Ocaña, crítico cinematográfico de El País que ha analizado algunos de estos títulos de referencia en el mundo de las tribus urbanas. Lo ha hecho en el Ágora de A Coruña y en el marco del programa Arde la Calle, actividades alrededor de la exposición fotográfica del mismo nombre y que firma el fotógrafo Miguel Trillo, autor imprescindible de la Movida madrileña.

¿Puedes ver mi auténtico yo?. Bajo ese lema se sustenta uno de los films básicos sobre tribus urbanas y también define las inquietudes de los mods que la pueblan. Se trata de Quadrophenia, un retrato de dos bandas rivales, los mods y los rockers en el Londres de 1964. Sus protagonistas se debaten entre “ser nadie y formar parte de la manada o ser alguien y alejarse de ella”, sostiene Ocaña. Esa dicotomía vertebra su existencia, son jóvenes que viven en una sociedad conservadora y que “se sienten a gusto sintiéndose excluidos”.  Según Ocaña el auténtico yo de Jimmy es el que experimenta en soledad y no con la tribu y sugiere que esa es también la intención moralizante que Franc Roddman, director de Quadrophenia.

El miedo a lo desconocido, a lo diferente y el abismo generacional y estético entre las tribus y la sociedad en la que viven también queda plasmado en películas como Easy Rider, una road movie protagonizada por moteros que se topan con la personajes de toda índole en su cruzada a lo largo y ancho de Estados Unidos. Jack Nicholson reflexiona precisamente sobre ello en esta cinta de Dennis Hopper. “Su estética ajena a lo habitual tiene un extraño poder de fascinación”, asegura el crítico de cine Javier Ocaña al hablar sobre Easy Rider, una característica extrapolable a muchos de estos grupos. Ocaña considera también que la inclusión de estas personas en un grupo “los hace más fuertes y le produce un engrandecimiento del espíritu al estar acompañados”.

cine-arte-tribusurbanas-revista-achtung-3La soledad es la mochila que acompaña a muchos de los líderes e integrantes de estas tribus cinematográficas, ese profundo sentimiento de aislamiento y rechazo que experimenta el niño protagonista de This is England. Un caldo de cultivo idóneo para que el grupo “lo coja, lo adoctrine y se sienta fuerte”. En este caso será un grupo de skin heads los que se encarguen de esa tarea. Ocaña  cita a Umbral y su “ética de los nadie” para describir a estos individuos, “gente que por sí sola nos sería capaz de alzar la voz pero que en grupo se siente alimentada para cualquier cosa”.

Del hito de Woodstock al movimiento punk

En 1969 un festival se convirtió en emblema y símbolo de toda una generación cansada de las guerras y precursora de una filosofía de vida pacificadora. Se les etiquetó como hippies y en aquel festival de Woodstock encontraron su punto cumbre. “Se produjo también un contraste entre gente de a pie y tribus urbanas, una invasión del grupo mayoritario hacia el minoritario”, apunta Ocaña. La cita se recogió en un documental, el dirigido en 1970 por  Michael Wadleigh y ganador de un Óscar donde se puede comprobar esa simbiosis entre población local y los miles de asistentes al festival llamado a tener un lugar destacado en la historia más allá incluso del movimiento hippy.

En sintonía con esa filosofía de paz y amor, otras cintas como Hair también se hicieron un hueco y son referentes hoy de esa contracultura. El musical se convirtió en película en 1979 dirigida por Milos Forman. Los protagonistas cantan a la libertad de no elegir lo material, de elegir su propia libertad. Un poco más radical es la postura de otras cintas que retratan la filosofía punk. En 1998 la película SLC Punk se aleja del prototipo de protagonista de tribus urbanas, “jóvenes que se debaten entre la soledad y las familias desestructuradas”.  “SLC nos dice que la excesiva libertad y la compañía de los padres puede radicalizar posturas en un determinado momento”, sostiene Javier Ocaña. En un extremo algo diferente pero con temática similar se encuentra Sid y Nancy  película biográfica dirigida en 1986 por Alex Cox basada en la vida del miembro de los Sex PistolsSid Vicious y su relación con la groupie, Nancy Spungen.

Las drogas o la violencia van también de la mano muchas veces de estos grupos que despiertan recelo en la sociedad cuando su música se asocia a tragedias o actos violentos. Es el caso de Marylin Manson, cuya figura se vio involucrada en la matanza de estudiantes del instituto Columbine y al que Michael Moore quiso entrevistar en su documental sobre el tema. Sus palabras son una lección de sentido común y a más de uno le hicieron replantearse sus prejuicios sobre su estética mal llamada gótica.

Alejados de connotaciones violentas, otras tribus cinematográficas dejaron una visión más amable como The Warriors, una película que actualizó la epopeya narrada por Jenofonte en la Anábasis, trasladándose al Nueva York de finales de los 70. Otras como Fuera de Onda presentan una estética más banal “incluso pija”  protagonizada por adolescentes americanas pero basada en la novela Emma de Jane Austen de 1815.

Todo un abanico de estilos, estéticas y filosofías de estas tribus urbanas con un denominador común, diferenciarse de la masa, crear una identidad grupal con reglas propias, ser recordadas y sobre todo y ante todo un objetivo más humano y más terrenal; combatir la soledad.

@marcosnebreda

música cine libros series discos entrevistas | Achtung! Revista | reportajes cultura viajes tendencias arte opinión

Deja tu comentario

Comments are closed.