Porque si me lo echan para atrás, yo continúo siempre adelante

Hoy se acaba este mes de agosto terrible y conspirador, agobiante y miserable. Torticero. Aquellos que ha disfrutado de las vacaciones pasean su reseteo mental y casi espiritual con el orgullo de quién ha descansado, pero también con la poca empatía de quien no concibe que otros no hayan podido hacerlo. Así que los primeros días de septiembre se dividen […]