festivales de música, música — 17 junio, 2016 at 19:47

Mad Cool Festival. En busca del festival perdido.

por
Mad Cool
Mad Cool

Estamos en la primera edición del Mad Cool Festival, aspirante a convertirse en el festival de referencia en Madrid. Y el cartel del jueves ha sido para nota, con The Who, que están celebrando su quincuagésimo primer aniversario, Editors son el otro peso pesado en la parte internacional. Respecto al indie patrio también fuimos servidos, Lori Meyers y Vetusta Morla. Éstos dos grupos por sí mismos son suficiente para decir que sí, que el jueves había que ir. Y con muchas expectativas.

Mientras la gente iba llegando a la explanada donde se encuentran los dos escenarios principales al aire libre, Milky Way estaba terminando su concierto con Stolen Chance, y era sencillo acercarse lo suficiente como para verlos desde las primeras filas. Su estilo reggae/folk/jazz/blues acústico con base electrónica minimalista fue la banda sonora de recibimiento para muchos.

En el escenario Matusalem, rodeado de contentedores decorados aparecieron Lori Meyers. Planilandia fue la primera canción que tocaron, para seguir con Luces de neón donde los pa-ra-pa-pa-pa eran coreados lo suficiente como para asegurar que estaban presentes un grupo importante de fans. Todavía a la espera de su nuevo disco estos granadinos pusieron a cantar y a botar con Emborracharme, Mi realidad a los fans del indie y a alguno que otro que no venía a esto, pero sabe apreciar un buen directo.

The Who
The Who

A continuación el plato fuerte del festival. The Who, que pararon por completo las colas interminables. No todos los días se ve un concierto memorable, no todos los días una banda con 50 años de carrera se incluye en un festival al que puedes llegar en metro. My Generation es un éxito atemporal que sonó, pero no fue el único, cualquiera disfrutó de un repaso de la extensa carrera de este grupo donde si no estaban todas estaban al menos las imprescindibles. Pete Townshend en estado de gracia y Roger Daltrey invadido a veces por las ganas de utilizar su micrófono como parte de un extraño ejercicio de gimnasia rítmica lograron unir a un público variopinto y de distintas edades y aficiones sonando …The Kids Are Alright,  Love, Reign o’er M , I Can’t Explain, Substitute, You Better You Bet y Pinball Wizard.  El cierre con Baba O’Riley y Won’t get fooled again fue otro de los momentos explosivos de la noche. El ritmo y la energía del concierto no dejó de subir y terminaron el concierto con una fuerza que no se presagiaba al ver aparecer (en junio, y en Madrid) al guitarrista Pete Townshend con un gorro de lana. Algo deben estar haciendo muy bien cuando el comentario común es la excelencia del concierto, su intensidad, su carisma y no cualquiera de las anécdotas del grupo.

Garbage apareció a continuación, casi sin dejarnos respirar, en el escenario de al lado. Shirley Manson con el pelo rosa repasó junto con el resto del grupo su repertorio de siempre (Stupid girl, I think I’m paranoid) y el nuevoNo tuvo suerte con el horario, ni con la coincidencia de ser el momento en que mucha gente se dio cuenta que en varias barras no había cerveza. Inició la actuación con una referencia a la matanza de Orlando para pasar al repaso de sus temas con fuerza incluso bajándose del escenario (sin tropezón esta vez, por suerte) .Ellos fueron uno de los grupos encargados de atraer a un público más amplio al festival. Han pasado casi 20 años de versión 2.0, pero Shirley cumplió las expectativas, pese a no tenerlo todo a favor…

Después de una pausa llegaron Editors, Tom Smith sigue jugando con esa mezcla de trascendencia en escena y voz profunda que tantas comparaciones crea. Es evidente que pocos disfrutan como él en un escenario. Sonaron The racing rats, Munich, Papillon. Los fans se volvieron a enamorar de él, el resto veían como esta música oscura encajaba con la una de la mañana de una fría noche de jueves. Papillon la gozaron todos.

Vetus

Y eran las 2 de la mañana, y Vetusta Morla empezó a tocar. Lo que te hace grande estableció la dinámica de Vetusta con todos los que decidieron quedarse. Pocos grupos ahora mismo logran la comunión con el público como ellos. Es mezcla de himnos generacionales que todo su público tiene grabado a fuego en una parte muy dentro. Tan dentro que nunca se cansan de oírlos. Sonaron … igual no como nunca, pero emocionaron como siempre. Mosca en la pared, Maldita Dulzura, Cuarteles de Invierno, Valiente, El hombre del saco, La cuadratura del círculo… coreados, bailados y gozados. Un no parar. Ya lo sabían los organizadores, después de que Pucho se los llevara de paseo con nocturnidad y alevosía, todos se iban a volver contentos a casa. Bienvenidos a la primera edición del Mad Cool Festival.

 

Deja tu comentario

Comments are closed.