arte, carrusel, danza, escena — 2 noviembre, 2017 at 22:21

JVlia Fadetoblack – Cap. 1: 56Rojo de María J. Villar en Mes de Danza

por
Fotografía: Luis Castilla

María J. Villar presentó JVlia Fadetoblack – Cap. 1: 56Rojo en el 24 Mes de Danza, dentro de su apartado Danza en Espacios Singulares celebrado en el Rectorado Universidad de Sevilla, y acompañada con la música en directo de Rafa Torres.

La actuación es parte del proyecto Pies muertos dirigido e interpretado por María José Villar, acompañada por la música en directo e interpretación de Rafa Torres, dentro del Mes de Danza que desarrollada en Espacios Singulares y localizada en el Rectorado de la Universidad de Sevilla. Si bien es cierto que el lugar resulto propicio en lo que el desarrollo de la actuación se refiere, debo resaltar un fallo enorme en la localización ya que no se veía clara la entrada, ni el lugar donde se realizaba.

Fotografía: Luis Castilla

Nos encontramos ante una escena donde la interprete nos muestra la esencia de la adolescencia, con sus múltiples sentimientos, hasta terminar mostrándonos el amor adolescente. Con movimientos sutiles al espectador le van llegando todos esas sensaciones, recordando esa etapa. La pieza va acompañada tan solo por una guitarra, donde Rafa Torres juega un papel importante en la representación del amor adolescente. Villar es capaz de con sus movimientos describirnos perfectamente la situación de buscar a esa persona incansablemente hasta que la tienes, y una vez conseguida huir de ella. Lo que, visto desde la madurez unos años más tarde, te hace sonreír sabiendo que las cosas han cambiado para nosotros. El final te deja con la impresión en el cuerpo y te hace esperar deseoso la segunda parte de esta historia.

La organización del Mes de Danza debe mejorar en futuras ediciones la comunicación, claridad y publicidad con el Rectorado de la Universidad de Sevilla, para subsanar esa desinformación que supuso la poca afluencia de público a JVlia Fadetoblack – Cap. 1: 56Rojo. Sin embargo esta circunstancia no amilanó a los allí presentes, entre los que pude reconocer otros bailarines compañeros, que observaban ensimismados la pieza, demostrando su contento con un largo aplauso en el final.

Deja tu comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *