crónica conciertos, música — 24 noviembre, 2018 at 2:05

El valor de L.A. Luis Alberto Segura cierra ciclo despidiéndose en Joy Eslava

por

Bueno, hoy vamos a tener dos horas de concierto. Con estas palabras, comentaba Luis Alberto Segura cantante de L.A que estábamos delante de algo único. L.A. ha decidido parar el reloj, darse un tiempo, que se dice en las relaciones y en las vidas. Y para despedirse de la sala Joy Eslava, ha decidido dar valor, y color a todo su repertorio. En su mejor concierto, lleno hasta la bandera, un auténtico placer.

L.A. es la banda que estaba de teloneros de los grandes, de Mallorca, cantando en inglés. Podemos decir que casi todos los habíamos visto u oído. No eran cabezas de cartel, pero se hartaban de dar conciertos. Igual no en el mejor horario, reseñados y reseñables. 90.000 oyentes mensuales en Spotify. Con carrera desde 2004 y llenando salas como la Joy desde hace 10 años, un concierto suyo aseguraba pasar un buen rato.

Pero se han ganado el premio al concierto inesperado de la temporada, dos horas de concierto, sin prácticamente descanso. Con temazos y fuerza, con el público entregado ya que el comunicado del parón era de octubre, y para muchos los temas eran parte de su vida, y hasta nueva orden es una de sus últimas actuaciones en directo

Era un público de fans, empezaron con Hands. Y toda la sala se sabía el estribillo.

Luego siguieron con Perfect combination también de la primera etapa de la banda, y tuvieron combinaciones muy acertadas jugando con el ritmo y pasando de temas más potentes como Crystal clear o Revolutionary disguise y combinándolos con otros más relajados como Oh, Why?.

Momento acústico de Luis Alberto Segura, emociones a flor de piel. Es una combinación fuera de lo normal, la escuela, la experiencia y tocar como si fuera la última vez… con un público que sabe que no queda nada. Que el resto de los conciertos probablemente no los verán.

Luego ya vuelven todos y continúa el concierto… aquí tenemos a L.A al completo

  • Luis Alberto Segura: Cantante, compositor y guitarrista
  • Ángel Cubero: Bajo
  • Pep Mulet: Guitarra, sintetizadores, percusión y coros
  • Dimas Frías: Batería y percusión

Y lo prometido se sigue dando. Dos horas de conciertazo, con la intensidad de los grandes momentos. L.A ha sido un clásico festivalero, pero en esas dos horas demuestra que en éstos 10 años se merecía ser cabeza de cartel.

Suenan después del momento acústico In the meadow, Medicines and Microphones, Sweetest Goodbye, Helsinki, la distorsionada Stay, la veloz Outsider y vuelve el formato acústico con Suddenly. Dejando para el final, y tenía que ser así… Stop the clocks.

Y es que es una de esas canciones redondas, sobre enamorarse, sobre el tiempo, sobre las cosas que pasan deprisa, y qué pronto se pasó uno de los mejores conciertos del 2018. Inesperado, de despedida.

A veces no se sabe lo que se tiene hasta que se pierde.

Ojalá vuelva pronto.

Deja tu comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *