carrusel, crónica conciertos, música — 11 noviembre, 2018 at 14:58

Damien Jurado en el Teatro Calderón de Madrid demuestra que menos es más

por

Damien Jurado presento el pasado día 20 de octubre en el Teatro Calderon de Madrid su nuevo disco The Horizon Just Laughed y lo hizo con su voy y su guitarra demostrándonos  que menos es más. Con su nuevo trabajo da continuidad a una trayectoria de más de veinte años en la que el artista de Seattle nunca ha defraudado a su público, una discografía extensa en la que no hay ningún éxito de masas.

Este nuevo trabajo es otra obra profunda, sincera y llena de verdad en la que reconcilia, por fin, a ese viejo Damien de perfil semi acústico de los 90, con el de sus cinco últimos trabajos en los que el cantautor bucea por sonidos más experimentales, psicodélicos y sinfónicos, gracias a la producción de su gran amigo Richard Swift. Fue Swift quien le dijo que había estado grabando discos que no le hacían justicia, parcos en arreglos y volcados en la crudeza de su propia desnudez. Este deambular y todo lo aprendido en este ya largo camino, ha hecho que el sonido de Damien amplíe sus matices haciendo del mismo, algo complejo de categorizar.

The Horizon Just Laughed es el primer disco producido enteramente por él y grabado en su actual lugar de residencia, California, con una pequeña banda. Banda a la que esperábamos en Madrid, ya que se anunció el concierto con este formato, y que se transformó en un par de guitarras, la de Damien, y la de Josh Gordon como acompañamiento, en un sobrio y desnudo escenario. De esta manera, y apoyado tan solo en su magnífica manera de cantar, consiguió desgranar la fragilidad de sus temas.

Abrió el concierto con Ohio una pequeña joya de Rehearsals for Departure (1.999), canción ya eterna del folk-rock americano. Tras la que presento las nuevas: el segundo single Allocate, solo puedo existir mientras te ríes, Dear Thomas Wolfe, Percy Fait ambas cartas o mensajes que escribe a figuras ya fallecidas (Wolfe, Marvin Kaplan, Percy Faith, Charles Schultz) para aliviar su desarraigo, y Last Great Washington State, tras la que presento a Josh Gordon y recordó su última visita a Madrid.

1973 dio paso a una de sus viejas canciones Saturday (Rehearsals for Departure, 1.999) para la que pidió al público que hiciese los coros. Vuelta a la presentación de los temas de 2018 y recuerdo de voz quebrada a su gran amigo Richard Swift fallecido tres día antes de la presentación de The Horizon Just Laughed debido a sus problemas con el alcohol. A capela y dejando la guitarra a un lado le dedica Birds Tricked into TheTrees para cantar después una increíble versión del tema de su amigo: The Novelist. Algo recuperado tras el emotivo recuerdo continuo con Cloudy shoes (Saint Bartlett 2010), “AM AM (Visions of Us on the Land, 2016), Exit 353 (Visions of Us on the Land, 2016) y su única canción de amor Shape of a storm, tras la cual se quedó solo en el escenario.

Una petición desde el público Working titles (Maraqopa,2012) le hizo variar su programa. Accedió a cantarla no sin antes comentar “si no recuerdo la letra la culpa será de quien me la ha pedido”, pero la recordó perfectamente, no podía ser de otra manera.

Regalándonos: Museum of flight (Maraqopa, 2012), y Silver Donna (Brothers and Sisters of the Eternal Son, 2014) canción que cerro silbando y con el sonido rítmico del golpe de sus manos sobre las piernas (no se puede llegar más lejos sin prácticamente nada).

Tras este momento único que solo es capaz de crear un gran artista nos dijo a dios hasta la próxima:

I will remenber you,

I will remenber you,

the way you are rigth now

(Kola, Vision of us on the Land)

Vimos como aquél hombre que nos acababa de regalar una lección de honestidad, de amor por su trabajo, de vida y de música superlativa, desaparecía tras el telón, en busca de nuevas y crudas llamadas sin respuesta.

Deja tu comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *