ACHTUNG!, artes | letras, carrusel, libros, literatura, Odradek, opinión — 26 octubre, 2018 at 22:36

Cuando recomendar libros es un arte: cuentas del Instagram literario

por

Esta semana me he llevado una enorme alegría al aparecer en la serie de fotografías que una cuenta de Instagram, @emotionalbooks, hace recomendando libros. No son unas fotografías normales, siguen un riguroso criterio artístico poniendo en escena algo significativo del libro, al que acompaña una nutrida reseña crítica. Por eso, ver escenificada la que hasta la fecha es mi última novela, Casillero del diablo, me ha hecho sentirme orgulloso y agradecido, porque se ha insertado en una serie en donde han aparecido Kafka, Eurípides (ojito a la serie de clásicos grecorromanos que es espectacular), Gil de Biedma, Cummings, Sender, Bolaño y un larguísimo etcétera.  Cuentas como esta hacen que me sienta optimista en Instagram, una red social que, no obstante, presenta otros problemas ya comentados y de sobra conocidos. Por eso, hoy, voy a hablaros en este Odradek de algunas cuentas de IG que recomiendan libros de formas que merecen mucho la pena.

Empecemos por el principio. Tras la monumental sorpresa que me llevé al ver el trabajo que de Casillero del diablo hizo @emotionalbooks, no pude menos que indagar un poco en la forma en que se gestó esa idea. Ya os he puesto aquí el identificador de la cuenta para que os podáis sorprender con su manera de aconsejarnos lecturas. No dejéis de visitarlos.

El propio Joan y Marina (sra_bibliotecaria) poniendo en imagen mi novela Casillero del diablo para @emotionalbooks (foto cortesía de @emotionalbooks).

Detrás de Emotional Books (también podéis buscarlos en Facebook) se esconde Joan, que subió la primera foto a la cuenta un 13 de enero de 2016 para recomendarnos uno de mis libros favoritos, de todo un Premio Nobel, Alexander Solzhenitsyn: Un día en la vida de Ivan Denisovich. Después, empezaron a caer fotografías de otros textos, cada vez más cuidadas, más trabajadas, hasta producir series temáticas, temporadas —creo que van por la número 12—, para generar un proyecto artístico que aúna fotografía y literatura apoyado en una desbordante imaginación para plasmar en una imagen el espíritu de un libro.

Más de cien personas han participado o colaborado en la fotos de Joan, que es fiel a una máxima y a una cita. La máxima que guía a Emotional Books, como anuncia en el encabezado de su cuenta, es que “leer es sexy”, y lo refrenda con las palabras del cineasta John Waters:

Si vas a casa de alguien y no tiene libros, no te lo folles”.

Creo que no hay mucho más que añadir a esta perspectiva literaria con la que me muestro completamente de acuerdo.

En el caso de la foto de Casillero del diablo parece que las cosas fueron algo improvisadas, y a veces esa es la mejor forma de hacer las cosas. En este caso, con ayuda de la conocida en Instagram como @sra_bibliotecaria, plasmaron en imagen la representación de mi novela. Acertadísimamente. El resultado ha sido emocionante para mí, cumpliendo la cuenta con lo que promete: ser Emotional Books.

No os perdáis las fotos de Tristana de Galdós, Cien años de soledad de Márquez,  A sangre fría de Capote, Cinco horas con Mario de Delibes, buenísima es la de La ciudad y los perros de Vargas Llosa o la de El proceso de Kafka; divertidas son, además, las de Frankenstein de Mery Shelly, Sostiene Pereira de Tabucchi, La muerte en Venecia de Mann, o la gran puesta en escena para It de Stephen King.

Genial puesta en escena de El proceso de Kafka (foto por cortesía de @emotionalbooks).
Puesta en escena de Nunca me abandones, del Premio Nobel Ishiguro (foto cortesía de @emotionalbooks).
Tremenda recreación de La semilla del diablo, de Ira Levin (foto por cortesía de @emotionalbooks).

En cualquier caso, entrad en la cuenta y corred por sus fotos porque viajaréis por un montón de libros inolvidables, recomendados y reseñados de una forma original, novedosa y no exenta de humor; todo un arte. Solo me queda el deseo de, algún día, poder colaborar en alguna serie, protagonizando una mis lecturas favoritas. Espero que eso ocurra.

Otra cuenta para tener muy presente es @cunaliteraria, tras la que se encuentra Macarena Berjano. Empezó un 4 de septiembre de 2015 subiendo un mosaico de fotos que componían un cuadro del pintor ruso Vasili Perov, el de Troika, que representa a tres niños junto a un perro mientras tiran de un carro que lleva un depósito de agua en mitad de una helada  (y en efecto, Perov es el autor del inolvidable retrato de Dostoyevski).

El pintor Perov y el inmortal retrato del escritor Dostoyevski:

 

¿Por qué este pintor ruso para iniciar esta cuenta literaria? Pues porque @cunaliteraria es una cuenta que hará las delicias de los amantes de la literatura rusa, y de la literatura y la cultura eslava en general, dado que se especializa en este campo. Cuadros, fotos, pinturas, citas y todo tipo de referencias a Chéjov, Gógol, Pasternak, Tólstoi, Bulgakov, etcétera, para rendir homenaje a una literatura tan fascinante y rica como el país que la produce.

El cuadro Troika, de Perov.

Además, Macarena Berjano complementa la cuenta con The Russian Club, un club literario que se reúne en Madrid y en donde se busca el aproximamiento a las grandes obras rusas desde el espíritu crítico y de análisis. Una iniciativa interesantísima de la que me gustaría participar asistiendo a alguna de sus sesiones.

Por su parte, @sr.palido presenta fotos de portadas de libros, acompañadas de citas entresacadas de las obras y alguna reflexión personal. Nada más. En esta cuenta, que se inició con una foto de La hermana de Sándor Márai, no caben otras historias que no sean los libros, sus portadas y su contenido.

La cuenta aún no tiene muchas publicaciones, anda por 61, pero el sobrio trabajo informativo de este Señor Pálido nos trae a Vonnegut, Celan, mi admirado Von Rezzori, Salinger, Baroja, Joseph Roth, Hölderlin o Foster Wallace. Una cuenta con vocación muy informativa y a la que hay que ir siguiendo de cerca, a ver cómo evoluciona.

Otra cosa bien diferente es @indiebooks01, que empezó un 14 de julio de 2017 con una divertida foto del director de cine Alfred Hitchcock mordiendo un libro. Porque de eso trata el contenido de esta cuenta, de publicar fotos de personajes de la cultura, a ser posible escritores, pero también tienen cabida políticos, cineastas, cantantes, etcétera, mostrándonos su relación con los libros.

Aquí podemos contemplar leyendo, como unos fisgones culturales, a Marilyn Monroe, a Dalí con un libro sobre Dalí entre sus manos, una muy curiosa de Boris Karloff sin su maquillaje frankensteiniano y con un ejemplar de El Grinch que robó la Navidad, a Bukowski besando su máquina de escribir (¡cómo te comprendo Hank!), a Dee Dee Ramone (sí, lo habéis leído bien, Dee Dee Ramone leyendo), un elegantísimo David Bowie (savoir faire hasta leyendo, en lo que parece la sala de espera de un aeropuerto), Faulkner, Einstein, Joyce e, incluso, Sylvester Stallone o el presidente Kennedy.

@indiebooks01 es una de las cuentas más curiosas por el tipo de fotografías que ofrece. Daos una vuelta por ella. Además, tiene la capacidad de poner de buen humor tras su visita.

De @soseki_and_company os diré, y ya se infiere por el propio nombre, que es la cuenta de una mujer que adora los libros y la cultura oriental, tal y como se define en el perfil. Sin embargo, por aquello de que la literatura son vasos comunicantes, inauguró la cuenta con una foto del Clarissa de Stefan Zweig, allá por marzo de 2017.

Después, un montón de buenas fotos, no necesariamente de libros de autores orientales, en las que la oferta cultural es un tutti frutti de escritores necesarios. La cuenta se completa con la redirección, si así lo deseas, a un blog del mismo nombre en donde puedes ahondar en la personalidad y gustos de esta lectora. Lleva poco, y por ello aún no posee muchas publicaciones —en ningún caso he seleccionado estas cuentas porque sean seguidas masivamente, sino por las recomendaciones que me han hecho para que las visitara y por lo interesante de sus contenidos—, pero es una referencia que hay que seguir.

Por último @thepapertracks: esta cuenta es increíblemente original, toda una demostración de ingenio. Utilizando portadas de discos, se llevan a cabo cubiertas de los grandes clásicos de la literatura y del pensamiento universal. Lo entenderéis mejor viendo la que fue su primera publicación, El contrato social de Rousseau conformado con la portada del disco Wish You Where Here de Pink Floyd. ¿Se puede ser más ingenioso?

Pues sí que se puede, desde luego, y la cuenta lo demuestra con cada publicación. La portada del Transformer de Lou Reed para Frankenstein (¿cuántos no hemos pensado en esta asociación alguna vez?), o la de un disco de Marilyn Mason para el Drácula de Stoker; la del Quadrophenia de The Who como portada del Club de lucha de Palahniuk o la del primer disco de King Crimson para La naranja mecánica de Anthony Burgess y el Flashpoint de The Rolling Stones para Fahrenheit 451 de Bradbury. Absolutamente genial.

No os digo mucho más, entrad y descubrid El proceso de Kafka (con la portada de un disco de The Cranberries), El nombre de la rosa de Umberto Eco con los Red Hot Chili Peppers, El capital de Marx con la portada del Animals de Pink Floyd… Cada una mejor que la anterior. Es de mis cuentas favoritas.

Además de todos estos sitos de Instagram de los que os he hablado, y perdonadme la inmodestia, está @literatura_instantanea, mi cuenta, donde desde hace dos años vengo ofreciendo 59 segundos de críticas, recomendaciones y análisis de libros. Si os interesa saber más, pasad a verla, yo creo que os sorprenderá.

Así que todas estas cuentas que he recomendado se caracterizan por algo muy importante: la generosidad a la hora de compartir contenidos, lecturas y conocimientos literarios sin obtener nada a cambio (o tanto como la satisfacción personal de hacer bien las cosas). Ninguna de estas cuentas realiza unboxings histéricos (esa práctica consistente en abrir cajas y más cajas repletas de libros que les han enviado las editoriales y que en ningún caso podrán leer, y que reseñaran con descuido), ni reciben gran cosa por hablar de ellos. Vamos, que lo hacen por amor al arte, a la literatura, y en eso radica la fuerza de sus críticas y sus recomendaciones. En la sinceridad.

Por eso, si todavía no estás en Instagram porque te parece una bobada y una pérdida de tiempo, piensa que existen otros mundos por descubrir, y el Instagram literario generoso y bien entendido existe (no el de la poesía patética basada en miles de seguidores o el del famoseo artificial). Es más, me atrevo a decir que el Instagram literario sorprenderá a más de uno que ni se imagina que en esta plataforma se pueda estar dando semejante movimiento cultural.

Para muestra, la calidad de las cuentas que os he traído hoy a El Odradek de Achtung!. Si amáis la lectura, los libros, y no estáis en este Instagram literario, no formáis parte de él, de verdad que no sé a qué estáis esperando. Decidme, ¿a qué esperáis?

Deja tu comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *