Coque Malla en el CAAC: un licántropo en el plenilunio

por

Perfecta comunión la conseguida por Coque Malla y su entregado público, entre antiguos y nuevos adeptos, en los conciertos conmemorativos del 25 aniversario de la Expo 92 en Sevilla. Perfecta simbiosis entre un roquero cada vez más cantautor y un público expectante ante un incógnito repertorio. Y para nada decepcionó (o casi: faltó su versión del Cayetano de los Pata Negra), incluyendo temas míticos de Los Ronaldos o de otros discos anteriores en solitario.

Comienza, como se venía anunciando, dando un repaso a su excelente último disco, El Último Hombre Sobre la Tierra – 2016, quizá el más completo y trabajado disco en solitario de Coque Malla. Y lo hace con el recurrente y naif riff de Me dejó marchar, preciosa canción de desesperanza y pérdida, a la que siguen Escúchame y Lo hago por ti, otros dos temazos del citado disco.

Interrumpe el repaso introduciéndonos en Quiero volverte a ver de La Hora de los Gigantes – 2009, todo un clásico en sus directos: “Aparecen caras nuevas, pero voces demasiado extrañas…”, nos recita en medio del crescendo dinámico. Y continúa con la preciosa Berlín del mismo disco: comienza el éxtasis fanático (o continúa, llegado a su zenit).

En el siguiente tema, La Carta, de su trabajo de 2011, Termonuclear, cambia de tercio hacia el canto recitado, tras la que retoma el disco principal con Pétalos, sonrisas y desastres… y vuelve a La hora de los gigantes – 2009 con el tema homónimo.

Otro tema del Último…, Todo el mundo arde, en inspirado blues, da paso al primer remember de Los Ronaldos: Quiero que estemos pegados de Sabor Salado-1990, con ese aire a los Tequila que remueve nostalgias y entusiasma al público que se debate entre el calor y las ganas de mover el esqueleto.

En lo que se configura como un intermedio pausado, Coque Malla coge la banqueta y canta en modo íntimo: suena la intro de acordes de Termonuclear, guitarra acústica y voz y la luna llena adornando la melodía de este temazo, al que más tarde se suman la inspirada guitarra de Toni Brunet y el buen hacer de Héctor Rojo al bajo. Completa este bloque con El Último hombre, Saca la lengua y Hace tiempo, para dar paso al muy coreado y aplaudido No puedo vivir sin ti.

Tras el típico falso último tema, en este caso, Hasta el Final, llegan los bises, y la insistencia del público sumado al inspirado momento de la banda provocan un imprevisto cambio: la programada La mujer sin llave por Cachorro de León, uno de los mejores temas de El Último hombre sobre la tierra, con estribillo sincopado en perfecta coordinación con el público: sublime instante.

Y cuando todos creíamos que con Santo, Santo y La Señal darían por terminado este conciertazo, nos regalan de propina y rememorando sonidos de la Expo 92 el clásico Guárdalo, primer superventas de Los Ronaldos, redondeando una noche memorable.

Deja tu comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *