carrusel, crónica conciertos, música — 20 mayo, 2018 at 22:13

BANDADA, un monstruo de 8 cabezas y 1 corazón en Sound Isidro

por

Dicen que la unión hace la fuerza pero la que montaron Bandada, fue una de las citas imprescindibles de la presente edición del Sound Isidro en la madrileña sala Joy Eslava y se merece una mención de honor en la historia de los concierto compartidos. Allí se pusieron a prueba todas las combinaciones posibles: juntos, revueltos, yo toco las mías y tú tocas las tuyas, tú versionando las mías y yo versionando las tuyas. Así podría resumirse una noche única surgida de la fusión de dos grandes bandas de la escena independiente nacional, Rufus T. Firefly y Havalina.

Y es que allí se unieron 8 cabezas, 3 las de los miembros de Havalina liderados por Manuel Cabezalí y 5 de los integrantes de Rufus T. Firefly liderados por Víctor Cabezuelo, juntos latiendo con 1 solo corazón, el de Bandada que nació con la firme intención de ser único e irrepetible y desapareció esa misma noche, al más puro estilo Misión Imposible pero alargando el mensaje de 5 segundos a unos 7200.

La expectación en la sala era máxima, la masa humana se extendía hasta los pisos superiores. En el escenario no cabía ni un alfiler; 2 baterías (Julia Martín-Maestro de R. y Javier Couceiro de H.), 2 bajos (Jaime Olmedo de H. y Miguel de Lucas de R.), teclados (Rodrigo Cominero y Víctor Cabezuelo de R.) y 3 guitarras (Carlos Campos y Víctor Cabezuelo de R. y Manuel Cabezalí de H.). Una auténtica Bandada de músicos en escena y al fondo de la sala dos mesas de sonido para que cada formación pudiese conservar su sonido original y con todo a punto para levantar el vuelo.

Vamos… un auténtico camarote de los Hermanos Marx como les gusta a los Rufus pero Havalina no se quedaban atrás que también son de la familia y todos juntos arrancan la maquinaria Bandada tocando el Escribe Aquí El Nombre De La Persona A La Que Más Quieras de los Rufus a bajos decibelios aún para la descarga eléctrica que nos tenían preparada.

A partir de aquí comienza el partido amistoso; jugando en casa es el turno de Havalina con Norte al que dan la réplica Rufus con su Tsukamori y ahora que todos han calentado comienza el intercambio de camisetas, Havalina con el Test de Voight-Kampf y Rufus con el Nacidos de la Bruma.

Desde luego que el concierto es un auténtico ejercicio de amor por la música que nace de la admiración que siente una banda hacia la otra y viceversa declarándose ante todo fans los unos de los otros porque como ellos mismos han declarado en entrevistas previas al evento:

“Queríamos tocar juntos de verdad, los ocho músicos a la vez. Es algo ambicioso, arriesgado y poco rentable: y eso nos define bien a ambos”, dice Manu

“El romántico es el único componente que le da sentido a este concierto”, dice Víctor

De ahí nace la fuerza y la conexión con el público, también fans absolutos de unos u otros o de ambas bandas por igual. De esa Crónica de una muerte anunciada donde la música gana al ser interpretada por “los 8” cobrando nueva vida. Un espacio donde podemos ver a Julia desprenderse de su batería y dar un paso al frente del escenario para cantar Tengo una Pistola con Havalina. Una noche repleta de majestuosos duelos de guitarra sin ganadores ni vencidos o los diálogos de baterías entre Julia y Javier lanzándose auténticas bolas de fuego que siempre se mantenían en el aire.

Río Wolf uno de los mayores éxitos de Rufus incluido en el espléndido Magnolia publicado el año pasado y que por fin traería a la banda el reconocimiento masivo que se merecían sonó como nunca haciendo las delicias de los allí congregados y que seguida del Viaje al Sol y el Mamut de Havalina con “los 8” entregados a la causa del AMOR por la música dejaron la Joy Eslava temblando y al público en éxtasis antes de los bises.

La lava eléctrica de rock y psicodelia generada por el volcán Bandada con “los 8” a los mandos, explosiona con el Somos El Enemigo de Rufus pero en esta ocasión la voz cantante está a cargo de Javier, batería de Havalina. La temperatura se mantiene en punto de ebullición con Incursiones de Havalina para la erupción final y la autodestrucción de Pompeya de Rufus.

No sabemos si el volcán Bandada volverá a escupir fuego pero podemos estar seguros que sus principales afluentes Rufus T. Firefly y Havalina tienen mucha vida por delante!

Deja tu comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *