Amadís de Gaula cruza los mares: libros de caballerías para el siglo XXI

por

Esta semana hemos presenciado los fastos correspondientes al 12 de octubre, fiesta nacional de España y un día que siempre viene cargado de todo tipo de disputas. Sin embargo, en Achtung!, sabemos verle el lado literario a las cosas, y preferimos alejarnos de tensiones, denuncias y polémicas. Los barcos de los Conquistadores, o como se prefiera llamarlos, viajaron cargados de libros rumbo al Nuevo Mundo. Las novelas de caballerías tuvieron una presencia importante en el caminar de aquellos hombres por el continente americano.

Después de 1492, los barcos que partían camino de América se sucedían con efervescencia. Los capitanes al mando de las expediciones eran de buenas familias, generalmente los segundones, que habían recibido una educación o poseían ciertos estudios; Hernán Cortés, hijo de un hidalgo extremeño, cursó un par de años de leyes en Salamanca, aunque los abandonó finalmente.

Esto, junto al auge auspiciado por impresores extranjeros que se habían instalado en la península —en Salamanca o en Burgos— y que trajeron la innovación de la imprenta de Gutenberg, tan sólo descubierta unos 50 años antes, contribuyó a que se embarcaran auténticas bibliotecas en los navíos. Y los libros de caballerías eran los preferidos.

California, Amazonas o Patagonia, topónimos que surgieron de la fascinación de los Conquistadores por las aventuras caballerescas. La reina Califia, de las Sergas de Esplandián (Castalia), bautizó a California; Francisco de Orellana denominó a la región del río Amazonas por las figuras mitológicas, y Patagonia se debe al portugués Hernando de Magallanes y su pasión por la novela Primaleón, en donde aparece un gigante con el nombre de Patagón.

Por encima de todos estos libros se encontraba uno que era una especie de Best Seller de la época: el Amadís de Gaula (Espasa) del portugués Garci Rodríguez de Montalvo, publicado por vez primera en 1508. Las hazañas de Amadís, que narran su nacimiento, su amor por la princesa Oriana y una multitud de aventuras a lo largo de cuatro libros, fueron inspiradoras de aquellos que hicieron las Américas, inflamados por los ideales caballerescos que primaban las cuestiones del honor, la valentía y el arrojo. El Amadís de Gaula dio lugar a otras continuaciones, como el Amadís de Grecia.

Muchos de los Conquistadores se sintieron como Amadís en su batalla contra el Endriago (una bestia con rasgos de hidra y dragón) mientras avanzaban por territorios tan desconocidos como hostiles. Pero además del Amadís de Gaula, y su continuación en las Sergas de Esplandián, existieron numerosos libros de caballerías de los que algunos se han perdido para siempre: a lo largo del siglo XVI aparecieron más de 300 ediciones en España.

El Endriago que se enfrentó a Amadís de Gaula.

 

Uno de los libros cumbres de esta literatura caballeresca es Tirante el Blanco (Booket), escrito por el valenciano Joan Martorell, en el año 1490. Junto con el propio Amadís, es uno de los títulos salvados por Cervantes en el escrutinio del Quijote. Tirante el Blanco es una de las novelas más originales de todas, con ciertas desviaciones del género que lo hacen único. Valga como ejemplo el tratamiento del amor en la obra, que deja de ser caballeresco e idealizado para adornarse con tintes sexuales, o por la inclusión en la narración de detalles autobiográficos del propio autor. En este sentido, el Tirante es un libro atípico dentro de la novela de caballerías.

El carácter diferente del Tirante, con un amor más sexual que el idealizado y habitual de las novelas caballerescas, ha sido plasmado en esta portada de Booket.

He mencionado “el escrutinio” del Quijote, en donde se procede al examen y condena de aquellos libros que han enloquecido a Alonso Quijano, y podemos fijarnos en algunos de los textos salvados para establecer una especie de canon de la calidad de este tipo de novelas.

Entre el cura y el barbero arrojan muchos volúmenes al fuego, entre ellos todas las secuelas del Amadís, incluido el Esplandián, también el Florismarte o el Palmerín de Oliva. Pero entre los volúmenes indultados se encuentra el Palmerín de Inglaterra (Miraguano) de Francisco de Moraes.

Un libro muy interesante, que abunda en todos estos asuntos, es Los libros del conquistador (Fondo de Cultura Económica) de Irving Leonard, donde analiza las lecturas favoritas de los hombres que viajaron al Nuevo Mundo, y las que llevaron consigo. Se trata de un libro antiguo, de mediados del siglo pasado, pero que ha resultado capital para dar luz a algunos de los enigmas que presentaban estas obras que tanto influyeron en los expedicionarios. Sólo hay que tener en cuenta un dato para percibir la magnitud del asunto: en febrero de 1601 se enviaron cerca de 10 mil volúmenes a las Indias.

De manera que, aquellos que deseen adentrarse en este terreno tan desconocido por el lector medio, pueden iniciarse con el Amadís, el Tirante y, como complemento, alguno de los libros menos famosos; me permito recomendar el Morgante, del italiano Luigi Pulci, una obra que presenta algunas características bien interesantes: una estructura de episodios entrelazados en donde tienen gran protagonismo los gigantes, todo ello narrado desde un notable flash back.

Y como colofón, El libro de la orden de caballería (Alianza) de Ramon Lull, breve compendio de las reglas necesarias para llegar a ser un buen caballero. Además, los más curiosos pueden acceder a las guías de lectura caballeresca del Instituto Universitario de Investigación en Estudios Medievales y del Siglo de Oro “Miguel de Cervantes”, que complementan la colección de Los libros de Rocinante, y que son las ediciones de 31 libros de caballerías castellanos (entre ellos el Platir, el Felixmarte o el Policisne).

Podéis consultarlos aquí:

http://www.centroestudioscervantinos.es/quienes.php?dpto=4&idbtn=92&itm=4.1

Y las guías de lectura caballeresca:

http://www.centroestudioscervantinos.es/quienes.php?dpto=4&idbtn=94&itm=4.1

En estos tiempos difíciles que corren, de insultos precipitados, descortesía a raudales, insolidaridad cimentada en el odio y nula empatía, tal vez venga bien recordar estos libros que para muchos no dejan de ser tomos rancios y aburridos, para quedarnos con los mejores valores que desprenden: el ansia de ayudar al prójimo, la generosidad de sus héroes y la actitud valiente con la que afrontar los retos y las situaciones comprometidas de la vida.

Quizás las cosas nos irán mejor si fuéramos un poco más Amadís.

Deja tu comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *