a la intemperie, carrusel, opinión — 25 enero, 2014 at 10:45

Cosas que nunca te dije

por

Por Diego E. Barros

Si algo bueno hemos sacado de esta estafa es el fin de las inhibiciones. Algunos (nadie dijo que la libertad fuera gratis) están viviendo una primavera como no se veía desde Praga y se han lanzado a la carrera a decir las cosas que nunca te dije. “No creamos medicamentos para indios, sino para los que pueden pagarlo”, ha dicho para desdecirse posteriormente el consejero delegado de una de las farmacéuticas más importantes del mundo. Tal desinhibición solo es posible bajo el convencimiento de que no es probable que los tanques vengan a aplastar la libertad.

Los arrebatos de sinceridad son de agradecer pues si bien la verdad no nos hará libres sí al menos más felices. Me alegra que algunos digan las cosas como siempre fuer: estamos aquí para ganar pasta, el resto fue un entretenimiento bonito mientras duró. Por menos de lo del alto ejecutivo, a un supuesto humorista francés le están montando un juicio sumarísimo. Todavía hay clases y como decía Sarah Silverman en uno de sus afilados monólogos, “si los negros hubiesen estado en Alemania durante la Segunda Guerra Mundial, el Holocausto nunca habría ocurrido. Al menos no a los judíos”.

Fiado todo a los mercados no ha quedado más remedio que acabar encomendándonos a los santos. Si la intercesión de la Virgen del Rocío en Trabajo ha demostrado que los caminos de aquellos son inescrutables (cada vez trabaja menos gente pero hay menos desempleo) no es baladí que ahora sea Santa Teresa la que ponga su única mano en el empeño. A Las Vegas uno va a lo que se va a una ciudad en la que solo hay casinos y putas. La diferencia es cómo se vuelve, y Jorge Fernández Díez dejó el secarral de Mojave hecho un San Pablo en busca caballo. Estamos a esto de que la rueda de prensa del Consejo de Ministros pase de ocupar las mesas de debate político a ser fetiche en el plató de Milenio 3.

La fe con la que el Gobierno se entrega a los datos macroeconómicos difiere de la realidad que sufren los abocados a los de la microeconomía. Hay ya casi dos millones de hogares con todos sus inquilinos en paro, mientras que las familias en las que nadie tiene ingresos se han duplicado desde que comenzó la estafa: 686.600, según la Encuesta de Población Activa. La EPA es el catecismo al que se aferran los conversos con una fuerza tal que los árboles impiden ver el bosque.

Fue Sarkozy, que no está pero se le espera, el que dijo hace un lustro que había llegado el momento de reformar el capitalismo. La fiesta duró un día y el capitalismo nos ha reformado a nosotros con la competitividad como tierra prometida y los emprendedores como apóstoles. Trabajar es ya un verbo de tintes legendarios. Tengo una amiga que ha empezado a hacerlo. Cuatro horas a cambio de 200 euros mensuales sin contar impuestos. Todavía no ha decidido si ahorrar para comprarse el abono de transporte madrileño en un año próximo o ir a pedir una hipoteca para contribuir a la recuperación.

Según la EPA hay 3,5 millones de desempleados, el 61% del total, que llevan más de un años sin rascar bola. De ellos más de 2,3 millones están así desde hace más de dos años. Lo divertido será cuando un político español tenga que decir que esos parados de larga duración, especialmente los mayores de 45, no van a volver a trabajar en su puta vida porque va contra la competitividad que supone contratar a una joven como mi amiga. Pero bien, no lo llamemos esclavismo. Hagan caso al refresco y sean felices porque pudiendo haber perdido las piernas, hemos conseguido que solo nos corten un brazo.

 @diegoebarros

música cine libros series discos entrevistas | Achtung! Revista | reportajes cultura viajes tendencias arte opinión


Deja tu comentario

Comments are closed.